En la cuarta edición de lo que se avecina como el torneo de fútbol amateur más importante e imponente del país, La Espiga de Glew logró el bicampeonato en la Copa Nacional de Campeones y alzó su título 58 en siete años de historia. Hubo representación serrana.

En el Complejo Punto Sur de Mar del Plata, que enfrentó a 22 elencos en la categoría Libre, los de Héctor Catán se impusieron en la final (4-1) ante el local Termas Huinco, y repitieron lo hecho en Tandil en diciembre del año pasado, cuando por el mismo resultado se habían consagrado ante Intocables de la ciudad serrana. Sin su figura estelar, Erick Aparicio, el conjunto bonaerense se apoyó en los altos rendimientos de Jonathan Soplan –goleador del certamen-, Jorge Suárez y Ezequiel “Chimi” González, para golear en todos los partidos y demostrar que, en un torneo de altísimo nivel, se encuentran claramente un escalón por encima de los demás. Los otros dos grandes candidatos del Nacional, se retiraron invictos del certamen pero cayendo en los penales: La Caravana Mágica de Tandil en cuartos de final y Consagrados de Olavarría en semis, no lograron mantener sus victorias parciales y fueron eliminados por Albinoleffe de Longchamps y Termas Huinco, respectivamente.

La Copa de Plata, por su parte, viajó para Bolívar, con el elenco de Caciques imponiéndose 4-2 frente a Borussia de Saladillo, gracias a una notable tarea de Facundo Iriarte, autor de un triplete, en un duelo que al igual que la final de Oro fue transmitido en vivo y por streaming para el Facebook del torneo. En Bronce, por último, Los Tíos de Junín se llevaron algo para sus pagos y levantaron el trofeo tras superar en los penales a Salchichas de Rauch.

Vale destacar, La Espiga se ganó una moto por su fantástica actuación –segunda vez que la consiguen-, Caciques un plasma y Los Tíos, al igual que campeones de otras categorías y el subcampeón de Oro, se quedó con indumentaria deportiva.

En la categoría de las damas, la definición de la Copa de Oro fue un clásico local, con Hacka de Mar del Plata dando la vuelta olímpica al superar 4-2 a su coterráneo Termas Huinco. En el camino, vencieron también a Las Águilas de Olavarría (9-1), Ferro de Trenque Lauquen (2-0), y Las Cholulas de Tandil (6-2 en semis). En la Copa de Plata, Las Chimis de la Loyal League de Rosario le ganaron la final a Las Pami de Tandil (4-2) y en la de Bronce el selectivo cordobés de Abran Cancha festejó ante El Puntinazo de Villa Crespo (2-1).

En los veteranos, Club Casariego de Bolívar fue claramente el mejor elenco de la divisional de mayores de 48 años y alzó la Copa tras tres triunfos al hilo. En +40, Radio Z de Azul fue apabullante en la semifinal y en la final y goleó en ambos compromisos 6-1 (a Los Loberman de Mar del Plata primero y a Techos y Zinguería de Tandil después) para quedarse con la Copa de Oro. En la de Plata se coronó El Solcito de Tandil, mientras que en la +35 la de Oro fue para Peña del Chuela de Balcarce y la de Plata para el seleccionado de Chacarita de Azul.  

Por último, y para completar la presencia de los 65 elencos que fueron partícipes de la movida entre el sábado y el lunes en Punto Sur y Greenpark, la categoría Fair Play animó al torneo con Miller de Ayacucho siendo el campeón de Oro y Los Nietos de Nicola (MDP) –ganaron la final 8-0- el de Plata.

La Copa Nacional de Campeones, que tiene un gran despliegue periodístico y de logística, tendrá en todas estas categorías su quinta edición en la ciudad de Tandil en el fin de semana de Carnaval -2, 3, 4 y 5 de marzo- del año próximo y se especula con la presencia de 120 equipos.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoViernes
DE LA CIUDAD-

Av. Buzón 542Tel: 0249 Tel. 443-2498

LUCCHETTI-

Alem 1334Tel: 0249 Tel/Fax 442-2081

ROMERO

Doering 384Tel: 0249 4454429

LAS MÁS LEÍDAS

14SEPEfectivizaron traslados a Sierra Chica por una causa de drogas

27AGOAccidente fatal en la Ruta 226

25AGODe mi mamá aprendí