Alumnos de quinto año de la Escuela Secundaria de De la Canal profundizaron sobre la historia de la Estación y sus vínculos con la Matanza del Tata Dios. Un proyecto que comenzó como tarea escolar y se fue derramando a toda la comunidad.

Hace poco más de un mes llegó a la redacción de NUEVA ERA una nota en la que nos contaban que un grupo de estudiante, de la Escuela Secundaria Nº 13 de Estación De la Canal había realizado un video en el que recopilaban los lugares emblemáticos del pueblo, los momentos que dejaron su huella, los pioneros que marcaron el camino.

Pero el video, de alguna manera, era un punto final de un proceso, el resultado de un trabajo que arrancó desde el aula y como la hiedra fue extendiéndose hasta involucrar a padres, abuelos y cada vecino que contribuyó a recopilar una historia que parecía destinada a perderse.

Las preguntas que marcaron el punto de partida del Proyecto de Base Local que finalmente se llamó “De la Canal, al rescate de su patrimonio” fueron: ¿Por qué desconocemos la historia de De la Canal?, ¿cómo podemos rescatarla para los jóvenes? y ¿Es la historia de la comunidad exclusividad de los ancianos?
El primer paso para encontrar las respuestas fue adentrarse en los libros "Tata Dios, el Mesías de la Montonera" y "Historia del partido de Tandil", de Hugo Nario. 

Aprendieron a hacer encuestas y una vez armados de sus cuestionarios salieron en busca de respuestas que sólo podían dar aquellos más cercanos a esos momentos. Recorrieron De la Canal y descubrieron lugares que, a veces, por su cotidianeidad pasan desapercibidos y los vistieron con las anécdotas que iban recolectando de sus vecinos.

Una vez armados de la información, diseñaron un circuito en el que señalaron los lugares de patrimonio histórico-cultural, y pusieron carteles con una breve reseña histórica. Además devolvieron y compartieron con la comunidad todos los datos encontrados.

El recorrido del circuito ha sido incorporado en el mapa de Turismo Rural que realiza el INTA Tandil.

Tomás Arrospide uno de los alumnos que formaron parte de esta aventura y su profesora Patricia Gavazza visitaron la redacción de NUEVA ERA. La primera pregunta fue qué los motivó a elegir este proyecto.

-Lo que nos motivó fue principalmente que los jóvenes no conocían el valor histórico de los edificios, ni cómo habían vivido sus bisabuelos y sus abuelos.

-¿Cuántos son los chicos que formaron parte del proyecto?

- Todo quinto, el proyecto nació de la consigna Proyecto de Base Local. Pero los otros chicos de fueron sumando, haciendo carteles, participando de las actividades – explicó la docente.

- Además la comunidad ayudó mucho, incluso las familias que no tiene chicos en la escuela participaron – agregó Tomás.

- ¿Qué cosas descubriste de De la Canal que no sabías?

- El valor histórico de la Panadería donde ocurrió la matanza que llevó a cabo Tata Dios, nuestros abuelos o bisabuelos no nos contaban la historia por que  tocaban hechos muy cercanos y trágicos, o habían tenido víctimas de la matanza que habían sido familiares, amigos o conocidos de la comunidad. Entonces preferían no contarlo, fue un trabajo muy fino para convencerlos de contar la historia y transformar a los jóvenes en difusores locales.

Patricia nos contó que “a partir de eso pensamos qué otros lugares hay que sean de patrimonio, que nos interesa y no los reconocemos. Empezamos a investigar otros lugares y de ahí partió la idea de hacer el circuito de señalización de todos los lugares, que incluyen el Almacén (Lazarte) donde comenzó la matanza, la panadería donde terminó. Tenemos un trabajo de investigación del que participó la comunidad. Hicimos una encuesta a los papás ya los chicos”.

Tomás nos explicó que las encuestas dieron resultados muy distintos, los adultos destacaban la panadería; el almacén y el ferrocarril. Para los chicos la panadería no estaba dentro de sus puntos a destacar porque no era más que un edificio abandonado del que no sabías cuál había sido su lugar en la historia como punto de culminación de la matanza ocurrida el 31 de diciembre de 1871. Lo mismo sucedió con el almacén al que solo se lo valorizaba por su antigüedad.
Una vez decididos a señalizar el circuito, se sumaron a la tarea los alumnos de la escuela primaria y del jardín de infantes, extendiéndose aún más la red a la que se unieron los padres, los “pioneros”, como ellos llaman a los habitantes más antiguos del pueblo. “Hicimos el recorrido en el colectivo escolar y terminamos con baile y comida en el Almacén. 

El circuito quedó instalado y la idea es invitar a otras escuelas, rurales o de Tandil, para que puedan conocer. Estamos en los primeros pasos, pero hemos firmado un convenio con la Universidad, ellos van a ir a De la Canal para instruir a los chicos sobre las actividades de guía de turismo. Estamos muy contentos con lo que salió y con la repercusión que tuvo por que salió publicado en la página de Turismo argentino”, agregó la docente a cargo del proyecto.

Uno de los puntos más destacables del trabajo realizado por alumnos de quinto año de la Secundaria Nº 13, es el fortalecimiento de los vínculos que se dio en el pueblo a partir de todos los que se fueron sumando e involucrándose en algo que supo salir del aula para convertirse en mucho más. 

Otro efecto positivo es la puesta en valor de lugares que eran ignorados o subestimados por las nuevas generaciones del pueblo. Patricia remarcó que “si algo preocupa es esto de que ‘es un edificio viejo, lo demolemos y total ya está’. No, ese lugar se recupera, se preserva, de eso se trata la historia”.

Los alumnos que participaron de este proyecto: Rolón; Iglesias; Guadalupe Arrospide; Simón Bertolotto; Enzo Ferreira; Daiana Barrios; Tomás Arrospide y Gonzalez. Estuvieron bajo la dirección de la profesora de historia Patricia Gavazza. Su sueño es poder dar a conocer y que tanto desde De la Canal como desde el Municipio en general se ponga la historia de la masacre del Tata Dios en el lugar que le corresponde. “Esto tiene que nacer desde la comunidad, tenemos algo de valor histórica y tenemos que quererlo. No podemos pretender que venga alguien de afuera a cuidarlo por nosotros, a crear un cariño que no existe” cerro Tomás con total convencimiento.

SER Y VIVIR EN DE LA CANAL
Queriendo saber un poco más que lo estrictamente vinculado al proyecto, le preguntamos a Tomás cómo es vivir en De la Canal y ahí salió a relucir el orgullo de pueblo con fuerza.

-De la Canal es un mundo aparte, podés dejar las puertas abiertas la noche de verano, no pasa nada, es como una gran familia. Si a cualquiera le pasa algo, enseguida se enteran y ayudan. Tenemos el almacén que es el centro comercial, que mucha gente sigue como antes, va (por Tandil) a hacer las compras una vez al mes y si no se manejan con lo que tienen ahí en el almacén. Se maneja una confianza que solo se puede dar en una comunidad rural. En un papel, que cualquiera lo puede romper, se anotan todas las provisiones que vas llevando, que capaz son tres cuatro mil pesos y a fin de mes se pagan. 

- ¿Los adolescentes que actividades tienen?

- El fútbol agrario y la escuela nada más.

- ¿Qué te gustaría que hubiera?

- A mí personalmente me gusta el teatro, así que me gustaría algo relacionado a eso.

Patricia nos contó que a través de una gestión de la Directora de la Escuela y tras iniciativa de los alumnos, consiguieron que le den en comodato un galpón del ferrocarril que está abandonado y en el que tienen proyectados talleres y recuperar de a poco la sala. Los chicos están involucrados en la limpieza y reacondicionamiento del espacio al que tienen fe que de a poco lo pondrán en condiciones.

Cualquier inquietud extracurricular o vocación que quiera ser cristalizada por los chicos debe sortear varios obstáculos, el más importante es el económico porque debieran trasladarse hasta Tandil para poder realizarlo. Para ello deben disponer de un transporte propio porque no hay colectivos, más que el que realiza el recorrido escolar, para poder llegar hasta acá. 

Muchos de los chicos deben levantarse muy temprano para tomar el micro que los lleve a la escuela a la que incluso llegan chicos desde Tandil. La escuela Secundaria es fruto del trabajo de los papás y las mamás que dieron origen a esta institución hace diez años para evitar que los chicos tuvieran que migrar para continuar su educación.

Una de las mayores preocupaciones, tanto de Tomás como de Patricia, es que el tren ha dejado de pasar, “el tren paraba y levantaba gente, les permitía llegar a buenos Aires, algunos iban por tratamientos médicos y el tren les daba esa posibilidad”.  Otro punto desfavorable es el escaso abanico de posibilidades laborales, sobre todo lo que no está involucrado a los agropecuario.

Cuando cerró la cooperativa muchos son los que se vieron obligados a dejar el pueblo para conseguir trabajo y se redujo notablemente el número de habitantes.
Cuando preguntamos sobre que hacen los chicos durante el fin de semana, la respuesta rápida fue “me vengo para Tandil”, pero Tomás nos explicó que la realidad de la mayoría de los chicos no les permite eso. El punto de reunión es el Almacén, “juegan al truco, toman algo y se vuelven tempranito para su casa”.

Las redes sociales no forman parte de la cotidenaidad, por la escasa disponibilidad y baja conectividad a internet. Sobre todo si tenemos en cuenta que en algunas casas no se cuenta con red eléctrica y dependen de algún grupo electrógeno o de pantallas solares. Tampoco hay cable, los canales de aire es difícil captarlos.

El bullying no forma parte de la escuela.  “El grupo en general es muy tranquilo y si alguien lo intenta el mismo grupo lo termina tranquilizando. Lo neutralizan”. “Además hay valores que por ejemplo se manejan en la escuela que en otros lugares se ha ido perdiendo, como el respeto al maestro” que sigue conservando un lugar de autoridad. “Además los vínculos son distintos, todos están muy pendientes de todos, se ayudan”.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoViernes
AVENIDA

Av. Colon 1502Tel: 0249 Tel. 442-9106

TEREN

Av. Pte. Peron 1198Tel: 0249 4442147 | 4427843

VASCA

Gral. Paz 764Tel: 0249 4423115

LAS MÁS LEÍDAS

23NOVUna calle de Cerro Leones recibirá el nombre de Jano

17NOVSe casó Mauricio D’Alessandro

23NOVUn menor falleció luego ser atropellado por un vehículo