Desde el grupo Centro de Veteranos de Guerra Islas Malvinas que reúne en Facebook a los excombatientes de la ciudad denunciaron diversas pegatinas sobre elementos simbólicos ubicados en la plaza de Quintana y Basílico. Gisela Giamberardino, integrante del Colectivo Mala Junta, reflexionó acerca del uso del espacio público como una herramienta más de denuncia. “Muchas veces se piensa que tienen más derechos los edificios que las personas”, dijo.


El sábado pasado, desde la red social, los Veteranos de Malvinas daban cuenta con las fotos que ilustran esta nota las pegatinas que quedaron en un cañón y en carteles luego del 8M. Acompaña a las imágenes el siguiente texto: “El Centro de Veteranos de Guerra Islas Malvinas, repudia este acto vandálico cometido por una agrupación Feminista que en el día de la Mujer marcharon por la Calle Quintana y se dedicaron a colocar afiches en los Monumentos de Nuestra Plaza donde se rinde Honor a Nuestros Héroes de Malvinas. Srtas., Sras., las invitamos a remediar este daño producido por los afiches colocados. Uds. marchan para ser respetadas y sin embargo no respetan, es un mal ejemplo para lograr sus objetivos”.

Por ello, NUEVA ERA consultó a Gisela Giamberardino, integrante del Colectivo Mala Junta (una de las varias agrupaciones que confluyeron en la organización del 8M en la ciudad), quien afirmó que “lo primero que hay que rescatar es que el movimiento actual de mujeres es, por un lado, heterogéneo y, por otro, es una suerte de caja de resonancia donde confluyen muchos gritos de soberanía”.
“El tema de la soberanía de nuestros cuerpos está unido en muchas de las mujeres que participamos a la soberanía del territorio, a la alimentaria. Por lo tanto, seguramente compartiremos con la gente de Veteranos de Malvinas muchos más puntos de los que nunca consideramos y hemos reflexionado en común”, aseguró.
Agregó que “evidentemente la ciudad y, en ese sentido, los edificios y los monumentos, son parte de lo que nosotras pensamos que puede servir como denuncia. Muchas veces se piensa que tienen más derechos los edificios que las personas”, mencionó.
Por otro lado rememoró que “gafitear las ciudades o empapelarlas es de principios de siglo pasado” y es una forma de “hacer partícipes a los edificios, las plazas y los espacios públicos y utilizarlo como una herramienta más de denuncia, en este caso, de las opresiones de las mujeres”.
Giamberardino subrayó que “no tenemos datos, no sabemos qué mujeres fueron las que pusieron las pegatinas ahí, pero no creo que haya sido pensado para contrariar o contradecir las reivindicaciones. En general, las mujeres que hemos sido mamás, compañera, novias y hermanas de los combatientes de Malvinas, respetamos mucho esa causa y los pedidos que siguen teniendo de justicia”.
Respecto a quienes utilizan este hecho puntual para desmerecer las causas de la lucha  indicó que “es reducir la lucha a una de sus manifestaciones que es pegatinear consignas. De cualquier modo, mucha parte de la ciudadanía tandilense siempre ha repudiado utilizar los espacios públicos, los paredones, las plazas o –en este caso- los monumentos para compartir con el resto de la ciudadanía algunas cuestiones, reclamos o denuncias”.
En una suerte de revival a escala tandilense de las quejas que hubo en otras ciudades como Mar del Plata o Rosario en ocasión de los diferentes Encuentros Nacionales de Mujeres, varios comentarios en el posteo de los Veteranos son virulentos y utilizan este acto puntual para ir contra toda la marcha y el movimiento de mujeres.
Giamberardino sabe que cierto sector estará “pensando que somos desacatadas, fuera de lugar, que no sabemos convivir” pero calificó el hecho como “un dato menor y no creo que ninguna consigna diga nada en contra de los Veteranos de Malvinas. Habremos utilizado ese espacio para manifestar, como hemos utilizado otros”.
“En los movimientos como este en los que no hay una consigna clara de decir “esto está permitido y esto no”, porque es un movimiento que se está construyendo, probablemente alguna de las organizaciones que confluimos en esta organización y en la Asamblea de Mujeres, algunas estaremos de acuerdo o y otras no en utilizar espacios públicos de la ciudad para compartir a través de las pegatinas, los stencils lo que estamos tratando de llevar adelante y de apropiarse un poco del espacio público”, remarcó.
También recalcó que entiende la queja de los Veteranos y que “también sufrimos la guerra a partir de tener hermanos, o de haber sido novias, mamás, etc. Si lo analizamos a través del tiempo, a ninguna mujer se le ha ocurrido ir a ofender sino más bien a acompañar a los excombatientes de Malvinas. Compartimos puntos en cuanto a la soberanía del territorio, de los cuerpos, alimentaria. Seguramente si nos sentamos a charlar tenemos más puntos en común que diferencias. Respecto a cómo se usa el espacio público para reivindicar, probablemente tengamos diferencias y haya que asumirlas”.
Por último aclaró que “no es que hayamos decidido en Asamblea dónde pegatinear y dónde no. Creo que ha sido una movida espontánea que al estar en asamblea en la plaza y se han cruzado a pegatinear”.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoDomingo
BERLARI

Figueroa 719Tel: 0249 4451873

DE LA CIUDAD

Av. Buzon 542Tel: 0249 4432498

ROMA

Sarmiento 797Tel: 0249 4427246

LAS MÁS LEÍDAS

14SEPEfectivizaron traslados a Sierra Chica por una causa de drogas

27AGOAccidente fatal en la Ruta 226

25AGODe mi mamá aprendí