“La Comisión “Verdad y Justicia Santiago Maldonado, Tandil” repudia de manera enérgica los dichos de la docente Guillermina Dolcini, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, que tomaron estado público a través de los medios locales y de las redes sociales. Las expresiones de la docente fueron vertidas en el contexto de la toma del Campus Universitario de Tandil, que había sido votada democráticamente en Asamblea estudiantil, y en la cual los estudiantes habían decidido luchar en defensa de la educación pública, en solidaridad con sus docentes por salarios y lugares de trabajo dignos, pero también entendiendo y comprometiéndose con el difícil momento que atraviesan las universidades nacionales, a partir de su desfinanciamiento por parte del Estado. 
En primer lugar, entendemos que las expresiones vertidas por la docente son estigmatizantes y discriminatorias, por haber comparado a uno de los estudiantes que participaba de la toma con Santiago Maldonado, calificando al mismo como “de aspecto desagradable”, con rastas y edad avanzada para ser un estudiante. Sus dichos agravian la memoria de un joven que fue víctima de desaparición forzada seguida de muerte, en un contexto de represión estatal llevado a cabo por Gendarmería, cuando se solidarizaba con las comunidades mapuches de la provincia de Chubut, hecho que aún no ha sido esclarecido, ni se ha hecho justicia con los responsables intelectuales y materiales, y que ha sido denunciado y visibilizado por miles de personas en nuestro país y en el exterior, en consonancia con las acciones de la familia Maldonado y de los organismos de Derechos Humanos.
Pero, además, la docente se refirió al conjunto de los estudiantes como “negros del orto” e “inadaptados”, acentuando aún más su posicionamiento racista, discriminador y excluyente, sobre quienes son la razón de ser de la universidad. Entendemos que todo el discurso expresado durante los minutos que dura el audio, es coherente y razonado, es decir, no es producto de un arrebato del momento como la docente en cuestión trató de explicar en una disculpa, teñida de hipocresía, que elevó a las autoridades de su facultad. Esas expresiones muestran, de manera elocuente, el pensar y sentir de esta profesora.
Es muy grave que una docente universitaria, que es una empleada del Estado, que representa a una institución que defiende el espíritu democrático y el pensamiento crítico, y que tiene a su cargo la formación de profesionales, que debe ser desarrollada en un marco de respeto, libre de discriminaciones, estereotipos y estigmatizaciones de todo tipo (etnia, género, edad) se exprese a través de opiniones tan repudiables y agraviantes. 
Por todo lo expresado, esta Comisión exige que:
- la docente Guillermina Dolcini se disculpe públicamente con toda la comunidad universitaria, y especialmente con los estudiantes
- la docente Guillermina Dolcini se disculpe públicamente con la familia Maldonado, con los organismo de Derechos Humanos y con todos los ciudadanos y ciudadanas que venimos luchando desde el 1 de agosto de 2017 por verdad y justicia para Santiago, por haber agraviado su figura y su memoria
- las autoridades de la UNICEN en general y de la Facultad de Ciencias Veterinarias en particular tomen cartas en este asunto y procedan según corresponda 
- el caso sea presentado ante el INADI por tratarse de un acto gravísimo de discriminación hacia varios colectivos (estudiantes, personas con “aspecto a Maldonado”, franjas etarias de la universidad).

 Comisión “Verdad y Justicia Santiago Maldonado, Tandil”

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoDomingo
BERLARI

Figueroa 719Tel: 0249 4451873

DE LA CIUDAD

Av. Buzon 542Tel: 0249 4432498

ROMA

Sarmiento 797Tel: 0249 4427246

LAS MÁS LEÍDAS

14SEPEfectivizaron traslados a Sierra Chica por una causa de drogas

27AGOAccidente fatal en la Ruta 226

25AGODe mi mamá aprendí