Un grupo de tandilenses debieron ser rescatados en las playas de Claromecó el domingo por la tarde, en el Pozo de Alonso, fuera de la zona de baño cubierta por Guardavidas.
El hecho se produjo alrededor de las 18:00, cuando unos diez turistas tandilenses, entre los que había menores, no pudieron salir del mar. Para rescatarlos se organizó una fila humana y ayudados por una soga finalmente pudieron salir de esa situación.