Según la RESO-2020-341-GDEBA-MSGP se conoció que cambia la estructura de la Jefatura Departamental, pasando a ser Estación Departamental de un distrito único (se queda sin el control de las ciudades de Ayacucho, Benito Juárez y Rauch), le baja la categoría de comisario  por ser categoría C, pudiendo ser elegido un comisario Inspector.
La categoría Jefatura Distrital de Policía desaparece en todos los distritos, no solo Tandil y si el intendente Municipal acepta esta reforma, puede formar una Mesa para Control de la policía, generar un proyecto de trabajo y hasta proponer al comisario que la maneje.
Otros aspectos salientes en la Resolución es que baja la categoría de el “Comando de Patrullas”, y la “DDI”, y se mantienen las estructuras por rango la “Comisaría de la Mujer” y la “Patrulla Rural”.

POLICÍA DE SEGURIDAD RURAL (CPR)
En el artículo 35º de la resolución se establece que “desde el ámbito de la Jefatura de Policía, Superintendencia de Seguridad Rural, Coordinación de Zona de Seguridad Rural, los Comandos de Patrulla Rural (CPR) y dependencias subordinadas, como así los cargos orgánicos y funciones de la estructura organizativa interna, aprobados por la Resolución N° 2125/15 y modificatoria, con los recursos humanos, logísticos y la actividad administrativa” deben ser transferidos a la órbita de las Estaciones de Policía Departamentales de Seguridad Clases “A”, “B” y “C”.
“Ratificar, en el ámbito de la Jefatura de Policía, la estructura organizativa de la Superintendencia de Seguridad Rural, excepto para aquellos territorios en los cuales se hayan creado las Estaciones de Policía Departamentales de Seguridad, de acuerdo al artículo 35 y el Anexo XI (IF-2020-08457318-GDEBA-DOYDMSGP), que forma parte integrante del presente acto”.


POLÍTICAS DE GÉNERO
También determina que se debe “transferir, desde el ámbito de la Jefatura de Policía, Superintendencia de Políticas de Género, Coordinación Zonal de Políticas de Género, las Comisarías de la Mujer y la Familia y las Oficinas de Atención a las Víctimas de Violencia de Género, con los recursos humanos, logísticos y la actividad administrativa, a la órbita de las Estaciones de Policía Departamentales de Seguridad y de las Jefaturas de Policía de Seguridad Comunal, que por jurisdicción le correspondan”.
“Establecer para el Jefe de Policía de Seguridad Comunal, la función de articular acciones con las Coordinaciones Zonales de Políticas de Género, en cuanto a la aplicación e implementación de los protocolos y estándares comunes en la actuación policial en pos de esta problemática, sin perjuicio de las funciones que reglamentariamente tiene asignadas”.

SUPERINTENDENCIA DE SEGURIDAD REGIÓN INTERIOR CENTRO
Partidos que la integran: Bolívar, Olavarría, Saladillo, Azul, Tandil, Las Flores, General La Madrid, Laprida, Tapalqué, General Alvear, Benito Juárez, Roque Pérez y Rauch.
A.40) Policía Departamental de Seguridad Bolívar "Clase C”
A.4l) Policía Departamental de Seguridad Olavarría "Clase C”
A.42) Policía Departamental de Seguridad Saladillo "Clase C”
A.43) Policía Departamental de Seguridad Azul "Clase C”
A. 44) Policía Departamental de Seguridad Tandil "Clase C”
B.36) Policía de Seguridad Comunal Las Flores "Clase B”
B.37) Policía de Seguridad Comunal General La Madrid "Clase C”
B.38) Policía de Seguridad Comunal Laprida "Clase C”
B.39) Policía de Seguridad Comunal Tapalqué "Clase C”
B.40) Policía de Seguridad Comunal General Alvear "Clase C”
B.41) Policía de Seguridad Comunal Benito Juárez "Clase C”
B.42) Policía de Seguridad Comunal Roque Pérez "Clase C”
B.43) Policía de Seguridad Comunal Rauch "Clase C”

----------------------------------------------------------------

Berni reestructuró la Bonaerense: comandos unificados y mucho poder a los intendentes

Aplicó fuentes cambios en la fuerza buscando fortalecer la verticalidad. Los alcaldes podrán elegir al jefe policial y definir el plan de seguridad.

Por José Giménez -DIB

El ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, ordenó un profundo cambio en la Policía Bonaerense, al agrupar a las distintas fuerzas que conviven en los distritos bajo un único mando que será elegido por cada intendente, quienes además podrán elaborar su propio plan de seguridad.
La decisión, adelantada por DIB en febrero, fue publicada este viernes en el boletín informativo del Ministerio, y supone uno de los mayores cambios en la fuerza desde las reformas aplicadas por León Arslanián durante la gobernación de Eduardo Duhalde.
De un plumazo, Berni disolvió las 33 jefaturas departamentales y las 70 jefaturas distritales, que eran los nexos entre las policías locales y la jefatura central. En su reemplazo ordenó la creación de 58 policías departamentales de seguridad, que funcionarán en los 44 distritos de más de 70.000 habitantes que tenían Policía Local y otros 14 que, pese a ser más chicos, no habían adherido a la Comunal. En esa línea, creó la figura del Jefe de Estación de Policía Departamental de Seguridad, cuya jurisdicción territorial se corresponderá con la del municipio.
En tanto, las restantes 77 comunas seguirán funcionando con la Policía de Seguridad Comunal, que no obstante aparecerá empoderada con los cambios.
El corazón de la reforma, más allá de los cambios de denominaciones, radica en la subordinación de todas las fuerzas policiales creadas en los últimos años al mando unificado de las policías departamentales y de seguridad comunal. Esto significa que la Policía Local, el Comando de Patrullas, la Policía de Seguridad Rural y las comisarías de la mujer responderán a una única voz dentro del distrito, más allá de mantener sus estructuras orgánicas internas.

Más poder a los intendentes
Pero uno de los cambios más importantes se da en el terreno político. La nueva reglamentación invita a los intendentes a participar de la organización de la fuerza, mediante un “Convenio de Cooperación para el Fortalecimiento del Sistema Provincial de Seguridad Pública”.
Los alcaldes que suscriban a ese documento (que establecerá cómo se repartirán los gastos de la fuerza, pero también su distribución geográfica) tendrán la posibilidad de proponer al jefe de la policía de su distrito, aunque la última palabra seguirá siendo de Berni. Así, podrán poner a un hombre propio a dirigir y controlar a todos los policías que trabajen en su territorio, algo que actualmente, por la dispersión de fuerzas, estaba lejos de suceder.
Además, los intendentes deberán trazar su propio plan de seguridad y participarán de una Mesa de Coordinación Local, que también estará integrada por representantes policiales y de la cartera que conduce Berni, y que definirá los lineamientos de las políticas de prevención en el distrito. Así, con la eliminación de las jefaturas departamentales, la intención del ministro bonaerense fue también quitar interlocutores entre él y los alcaldes, que ahora solo tendrán al jefe de la policía local y al jefe de la Bonaerense en el medio.


Centralización y verticalidad
Como adelantó DIB, el objetivo de Berni es lograr una fuerza policial más vertical, evitando la superposición de líneas de mando que existían hasta el momento, debido a la autonomía orgánica de cada una de las fuerzas que actuaban en los distritos.
Además, el ministro suma un fuerte gesto político hacia los intendentes, con quienes no había iniciado la relación de la mejor forma. Es que ahora los jefes comunales tendrán voz y voto en las decisiones, algo que venían reclamando, al alegar que hasta aquí debían sostener económicamente a la fuerza y eran blanco de todos los reclamos de seguridad, pero no participaban en la mesa de decisiones.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoDomingo
DEL PUEBLO

San Martin 668Tel: 0249 442-3260 | 444-5710

PEREZ-

Av. Brasil 585Tel: 0249 Tel. 4420050

STRADA

Lavalle 670Tel: 0249 4440456

LAS MÁS LEÍDAS

18MAYTres gimnasios cerraron sus puertas y mucha gente se está quedando sin trabajo

06MAY"Estamos Invitados" y un adiós que no suena a despedida...

02MAYEl colectivero que todos quieren tener