No pudo haber sido más fructífera la visita a la provincia de Santa Fe de dos de los máximos referentes del juicio por jurados a nivel mundial, como son Shari Diamond y John Gastil.

Durante dos días, tanto en Rosario como en la capital provincial, hablaron ante auditorios colmados y fueron recibidos por las máximas autoridades judiciales y legislativas de la provincia.

Su visita se da en el marco de un increíble momento para el juicio por jurados en la Argentina. La AAJJ y el INECIP,  con el apoyo de la Embajada de los Estados Unidos, los invitaron al país durante diez días para recorrer CABA, Santa Fe, Provincia de Buenos Aires y el Chubut. En cada presentación -a sala llena- no dejaron de resaltar su entusiasmo y admiración por el magnífico desarrollo que tiene en nuestro país el juicio de los ciudadanos de nuestra Constitución.

El 1° de agosto dieron dos conferencias ante 300 personas que abarrotaron el Aula Magna de la Universidad Nacional de Rosario. Shari Diamond habló de "El Veredicto Unánime y el Nuevo Juicio"  y John Gastil sobre "La deliberación del jurado y la Democracia".


Carnicero inocente del homicidio, pero culpable por tenencia de arma de guerra
Por unanimidad, los doce miembros del jurado declararon “no culpable” a Alfredo Iglesias (68), un carnicero que había llegado a juicio acusado de homicidio agravado por el empleo de arma de fuego en un hecho ocurrido en 2014 en Cañuelas.

Tras dos días de debate, el jurado deliberó poco más de dos horas y uno de los integrantes, que fue elegido por sus compañeros como el presidente del grupo, leyó el veredicto. El imputado fue absuelto del delito de “homicidio agravado por arma de fuego”, mientras que resultó culpable del delito de tenencia ilegal de arma de guerra.

Los hechos
El veredicto del jurado era el único posible al que se podría racionalmente haber arribado con la prueba que finalmente se produjo en el debate. No hubo testigos presenciales. Durante los alegatos del día anterior, la fiscal Laura Lasarte había planteado que “quedó probado que Iglesias discutió horas antes con Ferrari, ingresó a su departamento y le pegó un tiro en la cabeza que le ocasionó la muerte”. Nada de esto se pudo probar.

El hecho ocurrió en Cañuelas en 2014, tras una singular partuza que tuvo lugar en la casa de la víctima. El alcohol corrió generosamente entre varios de los asistentes a la farra, donde estaba el acusado y una tercera persona. Carla Gallardo, la ex pareja de la víctima y piedra basal de la acusación fiscal, relató: “El 18 de mayo estaba en mi casa con mis padres y mis nenes. A las 14.30 vi llegar el auto de Iglesias, un corsa gris. Bajó junto con Walter (Ferrari) y una tercera persona. Ellos entraron a comprar y, cuando salieron, Walter dejó los envases, vino hacia mi casa y agarró a sus dos hijos. Yo le dije que necesitaba plata para comprarles leche y él contestó que a las ocho de la noche iba a cobrar y volvía”.

Durante el juicio, esta tercera persona declaró como testigo, cuando todo indicaba que era tanto o más sospechoso que el carnicero. Iglesias habría estado en el interior de su auto Corsa gris, en la esquina de Catamarca y Houssay, donde habría tenido una discusión con Ferrari, aproximadamente entre las 20 y las 20.30 de ese día. Pero adentro de ese auto había dos personas más. Asimismo, se sumó el testimonio de un almacenero, quien declaró que la víctima y el imputado estuvieron en su local, donde compraron tres cervezas y una bolsa de carbón.

La declaración de la sobrina de la víctima fue contundente respecto de la presencia de otras personas, potenciales autoras del crimen. No había prueba alguna que pudiera declarar culpable al acusado, quien siempre proclamó su inocencia. Los doce jurados consideraron no probada por unanimidad su autoría en el homicidio

Por esa razón, su abogado, Carlos Vilanova, sostuvo que “no estuvo probado que fue el vehículo de mi defendido el que se acercó al domicilio de Ferrari. No hay otra posibilidad que la declaración de inocencia”.

El jurado
Sin embargo, el jurado consideró probado que Iglesias poseía armas de fuego sin declarar y catalogadas como de guerra, razón por la cual fue condenado de manera unánime, tal cual lo solicitó la acusación

Efectivamente, Ferrari fue encontrado por su pareja casi inconsciente y ensangrentado, en una habitación de su casa en la calle Catamarca 1357, con una grave herida en la cabeza, producto del disparo de una pistola. La víctima fue trasladada al Hospital Marzetti, donde ingresó en estado crítico y falleció alrededor de las 23.35. Al día siguiente del hecho, la Policía allanó la vivienda de Iglesias, donde se incautaron dos pistolas 9 milímetros y una escopeta sin declarar. La pena a imponer a Ferrari se conocerá en los próximos días.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoViernes
ARANGUREN

Av. España 146Tel: 0249 4425589

CENTRAL

Rodriguez 423Tel: 0249 442-5628/4431313

FLORIT

Belgrano 1196Tel: 0249 4431960

LAS MÁS LEÍDAS

25JULLa Granja Los Pibes y los nuevos desafíos

06AGOCerdos criados con basura, en la "Capital del Salamín"

10AGOLa lucha del deseo frente a la desidia estatal