Cuánto se habla de la mujer... de sus derechos, de la violencia de género, de su participación en la política, de su rol de madre, de su rol profesional, y se sigue hablando... se la cosifica, se la agrede, se le exige una estética determinada, delirios de juventud eterna. Ese delirio que tienen muchas, tal vez porque están tan presionadas socialmente (o no), que no se permiten envejecer en paz. Mujeres fuertes, mujeres vulnerables, mujeres luchadoras, mujeres resignadas, mujeres lindas, que cumplen los cánones de belleza que la sociedad impone y mujeres que no dan con ese perfil, entonces discriminadas o burladas.

Mujeres que buscan el amparo de un hombre y mujeres que prefieren pelearla solas. Mujeres con sus hijos felices y satisfechos, mujeres con sus hijos con hambre... 
 
Modernas, activas, seductoras, avasallantes, o sumisas, introvertidas y relegadas. Mujeres felices, mujeres tristes, alegres o desesperadas, pero al fin y al cabo:... mujeres... y basta.

Las habemos de todo tipo, pero la gran mayoría en algún momento de nuestras vidas sufrimos algún tipo de violencia, de discriminación, de abuso, o de menosprecio. Generalmente de parte de hombres, pero muchas veces también de parte de otras mujeres.

En una sociedad, es muy peligroso una mujer machista, pero que las hay, las hay. Sin ir mas lejos y sin dar demasiados detalles, ayer nomás, escuché a una mujer vociferar a los gritos (mientras una maestra hablaba del paro docente):

-"Andá a trabajar! PUTA!!!".

Lo escuché yo, nadie me lo contó. La violencia hacia la mujer está latente en personas de ambos sexos, y es tan cruel, que asusta.

Una vez, cuando era muy joven y las Abuelas de Plaza de Mayo, comenzaban a tomar protagonismo, escuché a una persona muy allegada decir: -"...por qué no van a limpiar sus casas..."

Tanto fue el repudio que sentí, que me prometí a mi misma, nunca más permitir que delante mío dijeran una barbaridad semejante.

Y así me fue... costó mucho... costaron amistades, costaron parientes... Hasta trabajos costaron.

Pero por suerte y para ejemplo de todas, existen mujeres que no se doblegaron ante la adversidad, que pudieron salir adelante en las situaciones más desgarradoras y supieron transformar el dolor en lucha. Buenos espejos en donde mirarnos. Mujeres que cambiaron el curso de la historia y que arrebataron los derechos que nos parecían negados, para que de una vez por todas, esos derechos fueran "nuestros".

Queridas mujeres, ya nada será igual, sigamos por el camino que nos lleva a creer que un mundo mejor es posible. Sigamos generando cambios en nuestro entorno, que nuestros, hijos, sobrinos y nietos crezcan con una mirada amorosa y respetuosa hacia la mujer, que nuestras hijas, sobrinas y nietas sepan que ser mujeres no las ubica en un lugar de inferioridad con respeto al hombre.

Sigamos... la evolución de la mujer no se va a detener, sigamos y en ese camino seamos felices, porque hubo una época, donde también se nos cuestionaba el ser felices.

Libres, felices, NI UNA MENOS, VIVAS NOS QUEREMOS

Silvia Nosei Red Solidaria Tandil

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoMiércoles
EL LAGO DE TANDIL

Av. Falucho 1182Tel: 0249 4460810

RAGGIO

Av. Alvear 147Tel: 0249 4421566

VERA

Av. Colon 967Tel: 0249 Tel. (0249) 4221000

LAS MÁS LEÍDAS

08SEP Hallaron muerto a un hombre dentro su camioneta

23AGO“Hay una franja muy ancha entre “no se puede hacer nada porque son menores” y el “hay que salir y molerlos a palos”

11SEPClaraz está complicado