Todo transcurría normal, o al menos para este tipo de acontecimientos en el que sólo se tiene la premisa y el objetivo de disfrutar de un recital de rock junto a amigos. Y así fue en la previa pero no en el final.

Al enfilar hacia el predio La Colmena, ubicado aproximadamente a unas 25 cuadras del centro de la ciudad de Olavarría, donde nos habíamos concentrado, el fervor de la gente venida desde diferentes puntos del país iba creciendo a medida que nos acercábamos al punto de encuentro para enfocarnos en nuestro objetivo: disfrutar de las letras y música de Indio y Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado.

En la ciudad no había nadie más que los que iban al show, más los cientos y cientos de vendedores. Por suerte, la intensa lluvia que comenzó en la mañana y transcurrió sobre la tarde, paró y el tiempo se notaba que se encaminaba a estar despejado durante la noche.

En ese orden se sentía un disfrute al ingresar al predio donde sorprendió y no tanto, el hecho de que en inmediaciones al lugar no había mayor presencia policial y lo que siempre se reclamó en este tipo de encuentros, los escasos baños químicos colocados. A su medida fuimos avanzando hacia la puerta principal donde entramos con nuestro pase y su respectivo cacheo posterior. Una vez dentro, el lugar es enorme, pero después se sabrá que no lo es tanto. 
Cercano a las 19:30, el ambiente era de expectativa y felicidad en cada uno de los fieles seguidores con el predio colmado y con un detalle que se percibió. Cercano a las 20:30, el público aumentó de manera notoria y en pocos minutos... A su vez, observando las inmediaciones, un terraplén ubicado del lado derecho y afuera del lugar, se encontraban muchas personas como así también varios sentados arriba de los baños químicos.

Las imágenes que pasaban en las 15 pantallas de LED, desde la organización indicaban los lugares de salida y también los puestos de emergencias. Hay gente de todo rango de edad, incluso cochecitos con bebés. La gente se va amontonando cada vez más hacia adelante. Hay muchos que no se pueden contener en pie y se encuentran atrapados en la marea de gente. Como en cada recital multitudinario, normal, o al menos normal para el que asiste a tipo de eventos. 

Alrededor de las 21:50 comenzó el tan ansiado show cuando sonaron los primeros acordes de “Barbazul vs el Amor letal” -tema que la banda volvió a tocar tras un fallido episodio en Tandil donde fanáticos arrojaron zapatillas a Carlos “El Indio” Solari-, con un sonido que se perdía, quizás producto del viento o similar. Aunque lo llamativo es que nos encontrábamos detrás de la primera torre de sonido de las tres filas colocadas en el predio.

Finalizado el tercer tema, “Ropa Sucia”, de los Redondos y de una lista que esperábamos sería cercana a las 30 canciones, el ex líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, frenó el show para auxiliar a gente del público donde luego nos enterábamos del triste final. “Hay un desmayado que están haciendo ahí. Hay gente en el piso. A ver la gente de seguridad. Estamos tratando de cuidar a todos. Levántenlos" expresó Solari, quien detuvo el espectáculo y obligó a prender las luces.

Posterior a unos veinte minutos de receso, volvió a escena y continuó con el recital no sin un par de interrupciones más por incidentes de menor grado y con pausas entre tema y tema de alrededor de dos o tres minutos, inusual en sus recitales. Muchos se fueron, varios se asustaron y otros, empezamos a preguntarnos y sacar conclusiones apresuradas de que algo estaba mal, se sentía una sensación rara que fue aumentando por la lista de canciones con un tono más “tranquilo” y de la etapa solista del interprete que a su vez hacía insostenible la velada.

No obstante, el ambiente se levantó cuando sonaron "Etiqueta negra", "Todo preso es político", "Nuestro amo juega al esclavo", "Esa estrella era mi lujo" y un inusual cierre que combinó el clásico final de "Ji Ji Ji" enganchado con "Mi perro dinamita", todos del periodo de los Redondos.

Finalizado el show, comenzamos a salir rápidamente para evitar la congestión pero nos hallamos en una especie de embudo cercano a la entrada/salida, la cual sorteamos -de alguna manera- al egresar por el sector izquierdo del predio luego de que rompieran las maderas colocadas en los laterales y ahí nos encaminamos hacia una calle interna donde nos llevó nuevamente a la masa de gente que chocaba ante el nerviosismo de querer salir y no poder hacerlo en la esquina de Rivadavia y la avenida Avellaneda. Sin controles, sin policías, sin bomberos. Solo espectadores que salían con nerviosismo. Al sortear esa zona, las calles fueron mas tranquilas y nos llevó a encaminar el regreso hacia el auto que habíamos dejado estacionado en el centro de la ciudad. Sin señal en nuestros teléfonos y a medida que transitábamos la Ruta Nacional N° 226, volvió y nos enterábamos por nuestros familiares de incidentes y de situaciones que no habíamos vivido. Charlamos con un colega, intercambiamos sensaciones y nos confirmaban de las dos personas que fueron a disfrutar de un espectáculo artístico y perdieron su vida absurdamente. 

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoMiércoles
BRASIL

Av. Brasil 165Tel: 0249 422-1399

QUARANTA

Rodriguez 1244Tel: 0249 442-6316

RUBBI

Chacabuco 302Tel: 0249 442-5896

LAS MÁS LEÍDAS

25JULLa Granja Los Pibes y los nuevos desafíos

06AGOCerdos criados con basura, en la "Capital del Salamín"

10AGOLa lucha del deseo frente a la desidia estatal