La comisión directiva del teatro La Fábrica comunica la reciente aprobada metodología de trabajo en cuanto a la utilización del espacio. A partir de este mes, en la sala comenzará a regir el Requisito de Contratación de sala, un documento que detalla punto por punto el nuevo mecanismo de uso del Teatro hacia agentes privados o producciones que no sean derivadas de cátedras de la Facultad de Arte.

"Creemos que con la demanda actual, debemos mejorar la optimización del mismo y su uso sin dificultades. Para esto es necesario el compromiso de todos en el funcionamiento del espacio. Creemos necesario la redacción de un contrato de uso de sala a agentes privados ya que el compromiso de estos a veces carece de responsabilidad dejando así el teatro inhabilitado por factores como ensayos sin concurrir, innumerables reservas de funciones sin realizarse como así también la preparación y producción de obras que se realizan en la sala pero luego son estrenadas en otro espacio. 

Esto no sólo afecta a la liberación de horas del teatro sin poder reacomodar horarios, sino que también son ocupados horarios en los que no asisten y pueden ser destinados a personas que deseen realmente el uso de la sala. Bajo ningún punto de vista queremos crear una diferencia económica en cuanto a esta nueva metodología (ya que los costos de contratación serán muy bajos)  sino que creemos que es la vía más factible para aumentar el compromiso de todos los que hacemos uso del espacio", expresa el comunicado elaborado por la comisión directiva.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoMiércoles
BUFOR

Av. Buzon 1057Tel: 0249 4421289

GALLI

Rodriguez 1491Tel: 0249 4448509

TRAVERSO

Av. Bolivar 301Tel: 0249 4440076 | 4422079

LAS MÁS LEÍDAS

25JULLa Granja Los Pibes y los nuevos desafíos

06AGOCerdos criados con basura, en la "Capital del Salamín"

10AGOLa lucha del deseo frente a la desidia estatal