El pasado sábado, se llevó a cabo, en el Auditorio del Colegio de Escribanos, el último concierto de la temporada 2017 del Mozarteum Argentino, Filial Tandil, con la participación del dúo de pianos formado por Paula Peluso y Claudio Santoro. 

Ya conocíamos a Paula Peluso por su actuación de la temporada 2013 junto al violinista Erzhan Kulibaev, pero Claudio Santoro se presentaba por primera vez en estos conciertos. Digamos desde el vamos que los artistas ofrecieron un notable recital en el que se destacó la maestría y, sobre todo, la energía que supieron desplegar. Lamentablemente en esta ocasión, seguramente por el mal tiempo que asolaba nuestra región, la audiencia se vio considerablemente reducida. Sin embargo no le faltó calor a la jornada, gracias a la bravura de los intérpretes y el entusiasmo de los presentes.

El concierto comenzó con la ejecución de la Suite Cascanueces Op 71 a de Tchaikovsky, en un  arreglo de Nicolás Economou. Teníamos curiosidad respecto a esta adaptación, para dos pianos, de la muy conocida y apreciada suite Cascanueces en su versión original para orquesta, pero de entrada pudimos reconocer plenamente la obra. Realmente, los pianistas supieron transmitir los encantos de la partitura con gran solvencia, desarrollando con fuerza cada una de las partes. Acaso algunas de las danzas, por caso la Danse de la Fée Dragée o la Danse des Mirlitons tal vez podrían haber sido interpretadas con un poco menos de energía, para establecer un poco más los contrastes, pero en todo caso disfrutamos mucho la ejecución.

La segunda obra: Suite Scaramouche  de Darius Milhaud, ya la conocíamos por la interpretación que habíamos escuchado en 2014 por las pianistas Alicia Belleville y Paola Siervo. En aquella ocasión, escribimos: Darius Milhaud es un músico no muy conocido en nuestro país. Es francés nacido el  4 de septiembre de 1892 en Marsella y fallecido el 22 de junio de 1974 en Ginebra, Suiza. En 1916, viajó a Brasil como secretario de Paul Claudel, entonces embajador en ese país. En ese viaje, Milhaud escribió las Saudades du Brazil, y la suite para saxofón, Scaramouche, de la que diez años después haría una transcripción para dos pianos. 

Scaramouche es un personaje de la Comedia dell’ arte. De su nombre, literalmente “pequeña y rápida riña” proviene la palabra castellana ‘escaramuza’, y el personaje se caracteriza por cierta cobardía bufonesca. 
Contrariamente a lo que podría esperarse de un compositor de pleno siglo XX, la obra es de fácil comprensión y muy atractiva. Los movimientos son Vif (vivo), muy alegre y juguetón, uno imagina marionetas danzando; Moderé (moderado), movimiento lento donde ambos pianos dialogan de manera diáfana entre sí, y Brasileira,  que, como su nombre lo indica, se basa en música del Brasil, concretamente en el samba. La interpretación de esta obra por Peluso y Santoro fue realmente soberbia, transmitiendo cabalmente cada una de las facetas de la obra, con gran satisfacción  de toda la audiencia.

Nuevamente, y con gran placer, encontramos una obra de Carlos Guastavino en el programa, ¡Pero qué obra! Se llama Tres Romances, pero no se crea por el título, que son obras de carácter liviano y de fácil comprensión. Muy por el contrario, sus tres movimientos tienen distintas características y muestran una construcción muy bien elaborada. 1) Las Niñas de Santa Fe  comienza con una introducción, seguida por un valseado que adquiere un ritmo de samba muy trabajado y con gran energía. 2) Muchacho Jujeño es una preciosa pieza que mezcla distintos ritmos, prevaleciendo los norteños.

3) Baile en Cuyo: aquí aparecen tonadas con distintos ritmos, momentos de calma, distintas variantes y un final realmente apoteótico. La obra es realmente muy valiosa, un Guastavino de la más alta calidad que fue justipreciado por la valiente interpretación de nuestros artistas.

La última obra del programa fue el muy famoso vals de Maurice Ravel llamado, justamente, La Valse, obra originalmente para orquesta que luego el mismo Ravel arregló para dos pianos. Dice Ravel: “He considerado esta obra como una apoteosis del Vals Vienés…” Y él mismo dio a la obra una especie de programa en el que se lee: “Como a través de brumas que giran se reconocen paulatinamente parejas valseantes, que cada vez se van acercando más a la luz. 

Gradualmente las brumas se van disgregando y se discierne una gigantesca sala con bailarines festivos…” Y así comienza la obra: es como si el vals fuera naciendo, como si se desarrollara de células primigenias en las cuales al comienzo no hay nada viviente más que el ritmo, y por encima de todo navega el espíritu de la dinastía Strauss…

Con gran bravura, los artistas desplegaron un alarde de solvencia técnica con la que pudieron dominar esa tremenda estructura creada por el genio de Ravel. 

Largamente aplaudieron los presentes esa grandiosa interpretación que coronó magníficamente el programa. A pedido del público, Peluso y Santoro agregaron un bis en el que volvieron a tocar la Danse des mirlitons de Cascanueces.

Y de esta manera culminó un nuevo ciclo, una nueva Temporada de Conciertos de la Filial Tandil del Mozarteum Argentino, que ha sido declarado de Interés Cultural Municipal por Resolución 3307 y cuenta con el valioso auspicio del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires Delegación Tandil.

Esperamos que el año próximo podamos volver a encontrarnos en esta sala y disfrutar un nuevo Ciclo de Conciertos. ¡Hasta entonces! 

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoViernes
AVENIDA

Av. Colon 1502Tel: 0249 Tel. 442-9106

GARBELLINI

Av. Avellaneda 1498Tel: 0249 Tel. (0249) 444-8700

ROMERO

Doering 384Tel: 0249 4454429

LAS MÁS LEÍDAS

08SEP Hallaron muerto a un hombre dentro su camioneta

23AGO“Hay una franja muy ancha entre “no se puede hacer nada porque son menores” y el “hay que salir y molerlos a palos”

11SEPClaraz está complicado