22/01/2019 Paro de camilleros del Sistema Integrado de Salud Pública  
 

Desde las primeras horas de hoy, los ocho trabajadores del sector comenzaron la medida de fuerza como forma de reclamo por las condiciones laborales. Piden que se incorpore a dos nuevos camilleros ya que “a la mañana son dos y hay un coordinador y es donde está el mayor volumen de trabajo, a la tarde son otros dos y en el turno noche queda un solo trabajador para todos los hospitales”. También subrayan el pésimo estado de camillas y sillas de rueda y los que ello conlleva y también ser incluidos entre los trabajadores municipales que cobran una bonificación por el tipo de tareas que realizan.


“Los compañeros camilleros del SISP (Sistema Integrado de Salud Pública) están de medida de fuerza desde el día de hoy hasta tanto no reciban una respuesta a tres reclamos que tiene en el sector”, dijo a NUEVA ERA el secretario gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil (STMT), David Marconi, instantes después de salir de una reunión con el presidente del SISP, Gastón Morando, para reclamarle los diferentes puntos que llevaron a los trabajadores a realizar la medida de fuerza.
Al respecto, Marconi señaló que “fue una buena reunión” en la que “nosotros quisimos que participaran todos los compañeros para que escuchara a los ocho trabajadores del sector y que ellos escucharan las respuestas o las ‘no respuestas’ por parte del Departamento Ejecutivo. Nos van a acercar algunas cuestiones que proponen por escrito. Lo vamos a evaluar con los compañeros en Asamblea y decidieron cuáles son los pasos a seguir. Por lo pronto, sigue la medida de fuerza”. 

Primer punto: estado de camillas y sillas de rueda
El  paro que iniciaron hoy se basa en tres reclamos fundamentales: el estado de las sillas de ruedas y camillas, la baja cantidad de personal en el área y la solicitud de una bonificación por el tipo de tarea realizada.
Sobre el primero de los puntos, el gremialista remarcó “la necesidad en la provisión de camillas y sillas de ruedas, fundamentales para hacer el trabajo, considerando que ellos son los que hacen el traslado interno de los pacientes, tanto de aquellos que deben ser intervenidos quirúrgicamente, en alguna emergencia o urgencia como los pacientes que están haciéndose estudios tanto en el Hospital Municipal Ramón Santamarina, el Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas y en Salud Mental”.
“Los compañeros reclaman camillas y sillas de ruedas ya que hay faltantes o las que hay no están en condiciones para realizar sus tareas, lo cual es lo más básico”, dijo.
Al describir el estado actual de esos elementos, contó como ejemplo que “a una silla de ruedas le falta el pie de apoyo, elemento muy importante para el traslado de un paciente que no puede movilizarse. Imaginate que si va con los pies colgando se dificulta y los compañeros van haciendo equilibrio. Es riesgo para la salud del paciente y para la del compañero que van haciendo mal la fuerza al hacer un movimiento incorrecto. También hay respaldarse rotos y arreglados ‘para zafar’ con precintos”.
Indicó además que les preocupa, por un lado, el estado de las ruedas, “que llevan unas gomas que se van desgastando con el tiempo” y, por otro, “algunas ruedas que se traban y van haciendo equilibrio en tres ruedas para que no se trabe esa cuando van con el paciente encima”.
Agregó que “los tapizados y los ajustes –las camillas llevaban unos abrojos para sostener a los pacientes- está en un estado deplorable”.
También hizo hincapié en el estado de ‘la morguera’ porque “no tiene sujeción para cuando va el óbito. Te imaginarás lo que implica trasladar a un fallecido en estas condiciones, sin una seguridad arriba de una tabla”. 
Sostuvo que esos elementos de trabajo “se van deteriorando por el uso, por el paso del tiempo y por la falta de mantenimiento. Los compañeros solicitan constantemente la reparación o la reposición ya que hay sillas de ruedas que ya son irrecuperables o les faltan partes. Vienen de meses y meses de insistir”.

Segundo punto: cantidad de trabajadores en el sector
“El segundo punto es la incorporación de dos trabajadores al sector, que llegó a contar en algún momento con doce. Hoy por hoy son ocho”, mencionó Marconi.
La baja de personal en el área de los camilleros “fue un proceso que se dio sobre todo en este ultimo año y medio”. 
“A la mañana son dos y hay un coordinador y es donde está el mayor volumen de trabajo, a la tarde son otros dos y en el turno noche queda un solo trabajador para todos los hospitales”, puntualizó.
Refirió también que el lugar que los camilleros utilizan de ‘base’, en donde los trabajadores tienen los cambiadores y un sanitario, “fue reparado y repintado pero ahora se encuentra con una importante filtración de agua cada vez que llueve”.

Tercer punto: bonificación 
“El tercer punto es la inclusión en una bonificación que cobran otros compañeros y que ellos no están percibiendo y deberían percibir por el tipo de tareas que realizan. Tanto al entender de los trabajadores como nuestra por el Sindicato”, concluyó.


 
  www.nuevaeranet.com.ar  
 
Nueva Era - Gral. Rodríguez 445 - Tandil - Bs. As. - Argentina
Tel. (0249) 442 1166 (líneas rotativas)