18/07/2019 Se multiplican los combates en Trípoli mientras la ONU pide el cese de la guerra  
 

Los combates entre las fuerzas leales al gobierno reconocido internacionalmente en Libia y el dirigido por el general rebelde Jalifa Hafter se multiplicaron hoy en el sur de Tripoli, la capital, mientras desde Nueva York la ONU pidió detener la guerra antes de que sea muy tarde. 

La semana pasada Hafter comenzó su ofensiva sobre la capital y después de varios días de avances, el llamado gobierno de Tripoli, que hasta entonces apoyaba el esfuerzo de la ONU para avanzar en un diálogo de paz, decidió contraatacar.

Hoy ninguno de los dos bandos logró ganar territorio, pero los combates no paran de crecer en cantidad e intensidad y ponen en peligro a millones de personas que viven en la zona. 

"Está claro que estamos ante una situación muy peligrosa y que debemos detenerla", advirtió el secretario general de la ONU, António Guterres, ante un grupo de periodistas luego de reunirse a puertas cerradas con los miembros del Consejo de Seguridad, que discutieron cómo frenar esta nueva escalada militar en el conflicto libio. 

Guterres estuvo la semana pasada en Libia y no logró convencer a Hafter de que frene su ofensiva militar sobre la capital y se sume a la conferencia de paz que prepara el enviado de la ONU para el país, el veterano argelino Ghassam Salame.

"Aún hay tiempo para que haya un cese de las hostilidades y para evitar lo peor, que sería una dramática y sangrienta batalla por Trípoli", agregó Guterres, según la agencia de noticias EFE. 

Horas antes, desde Tripoli, el canciller del llamado gobierno de Tripoi, Mohamed Sayala, le había pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que apruebe "de inmediato" medidas para detener la ofensiva contra Trípoli de Hafter y lo obligue a regresar al diálogo de paz. 

Sin embargo, Rusia, un aliado de Hafter, ya había vetado una iniciativa similar en el Consejo de Seguridad. 

Según el último balance de la Organización Mundial de la Salud, al menos 47 personas murieron y otras 181 resultaron heridas en los últimos días en los combates en torno a Trípoli.

Guterres advirtió hoy que "hay mucha preocupación no solo por las vidas de los libios, sino también por los migrantes, refugiados y extranjeros que están en la ciudad", y recordó que Libia se convirtió en los últimos años en el puerto de salida de miles de africanos que todos los días llegan desde todos los puntos del continente para embarcarse en travesías casi imposibles, a manos de traficantes de personas, a través del Mediterráneo para llegar a Europa. 

Si Hafter conquista Tripoli, se haría prácticamente con el control de toda Libia, a excepción de la ciudad-estado de Misrata, el principal puerto comercial del país y un distrito que mandó a sus milicias a Tripoli en auxilio del gobierno asentado en esa ciudad. 

Pese a los pedidos desesperados de Guterres y la ONU en general, la escalada militar actual amenaza con hundir aun más en el caos a la fracturada nación del norte de África y profundizar la guerra civil que comenzó con el levantamiento popular de 2011 que derrocó y mató a Muammar Kafdaffi, que gobernó con mano dura durante más de 30 años.


 
  www.nuevaeranet.com.ar  
 
Nueva Era - Gral. Rodríguez 445 - Tandil - Bs. As. - Argentina
Tel. (0249) 442 1166 (líneas rotativas)