17/09/2019 “Somos personas ayudando a otras personas”  
 

Movilizados por las notas periodísticas que narraron las condiciones en las que viven varias familias en nuestra ciudad, un grupo de vecinos comenzó a llevarles comida caliente todos los viernes. A eso, sumarán apoyo escolar, aportes de ropa y otros elementos. NUEVA ERA dialogó con Celeste, una joven de tan solo 16 años que forma parte del grupo solidario.

Se empezaron juntando Walter y Federico quienes, sacando plata de su propio bolsillo, comenzaron a cocinar una comida caliente para llevar a los vecinos en situación más vulnerable de La Movediza.

“Están en casas muy precarias”, indicó Celeste a NUEVA ERA y describe a familias viviendo dentro de un cuadrado confeccionado con cuatro chapas y nylon. Como ejemplo, mencionó el caso de Yesica, madre de dos nenas, que “no tiene cocina, no tiene calefacción ni nada. Está entre cuatro chapas y un nylon. Y para cocinar, tiene un braserito con una lata. Y esa es toda la calefacción que tiene. Mayormente, para calentarse los vecinos hacen un fogón en el medio de la calle cuando vamos y se sientan todos ahí a comer”.
En total son 32 familias entre los que hay 45 niños los que están en esta situación de vulnerabilidad.

“Walter publicó a ver si alguien le podía dar una mano porque estaba juntando alimentos no perecederos y ropa y yo le dije que tenía algunas cosas y que, si él quería, le podía ir a dar una mano para cocinar”, recordó la joven como el inicio de su actividad solidaria.

Walter es casero de San Souci. Hace un mes se enteró por los medios de las condiciones de vida que sufren conciudadanos en la zona de La Movediza y fue a constatar su veracidad.

Trabaja de lunes a viernes en un lugar pero los fines de semana va a acomodar autos en el Cristo de las Sierras para recaudar fondos y así poder llevar adelante su ayuda solidaria.

“Ese mismo día, lo ayudé a cocinar y fuimos al barrio. Ahí nos encontramos con una situación muy triste. No hay chicos escolarizados porque en la escuela de Movediza dicen que no hay cupo e imaginate que una familia que no tiene para comer, no puede pagar 30 mangos de un colectivo ida y vuelta”, explicó.

“Empezaron a contarnos un montón de situaciones. Entre ellas, que no tiene agua y tienen que ir a buscarla a un pozo que está a una o dos cuadras, aunque llueva o truene. Cloacas  tampoco tienen”, agregó.

“Y ahí surgió la idea de hacerles la cena todos los viernes para que tuvieran su comida calentita y, aunque sea los viernes, no les faltara la comida”, dijo.
“Nos conocimos por esta movida -por Facebook- y a medida que fuimos publicando que necesitábamos alimentos o elementos para hacer la comida o ropita”, rememoró.

Celeste mencionó que a lo que ya hace por los vecinos de Movediza, le sumará dar apoyo escolar por lo que pidió colaboración para conseguir carpetas y otro tipo de útiles escolares.

Uno de los que se sumó al equipo solidario fue Gabriel, que “todos  los viernes nos da 500 pesos, o nos compra el pan y otras cosas. No colabora cocinando pero sí nos da una mano con el tema de la mercadería”.

La joven también relató que cocinan “en la casa de Walter, que es casero en Sans Souci, la casita al costado. Y Federico tiene un flete con el que todos los viernes, cuando terminamos de cocinar a eso de las 20, 20.30, intentamos ir lo más rápido posible a llevarles la comida para que no se enfríe. Lautaro -mi pareja- y yo vamos atrás (en la caja de la camioneta) para que no se derrame nada”.

Hizo hincapié en que están necesitando “una olla grande porque estamos cocinando en ollas chiquitas y en varias tandas. Y cuando terminamos de cocinar una, se enfrían las otras. El viernes pasado hicimos arroz amarillo con pollo. Las otras dos veces que fuimos cocinamos guisos. Una vez de arroz y otra de fideos, para no repetir”.

Para repartir el alimento, “cada uno lleva su propio bowls. Yo tengo anotadas a las 32 familias y cuántas personas las integran. Así que vamos repartiendo por porciones de acuerdo a esa cantidad de integrantes”.

Este Diario le consultó cómo reaccionó la gente al verlos llegar por primera vez y Celeste narró que “siempre nos recibieron con muy buena onda, muy agradecidos todos. Y muy triste también cuando nos contaban sus situaciones. Es terrible ver a familias así”.

La motivación pasa exclusivamente por la solidaridad sin que haya ningún objetivo por detrás. No hay banderías políticas, religiosas ni de ningún otro tipo. “Si vamos, lo hacemos de corazón. no tenemos raza, no tenemos religión, no tenemos política. Somos personas ayudando a otras personas. No buscamos nada”, afirmó.

La primera vez que fue a estar con los vecinos de La Movediza la impactó: “soy de un barrio humilde y hay gente en muchas situaciones peores. Y da bronca que los medios miren para otro lado, que quieran hacer la vista gorda cuando deberían visibilizar a esta gente. Tanto como el Estado ausente en estas familias. Y se nota en tantos niños, me partió el alma. Las primeras veces me fui con lágrimas en los ojos porque era terrible ver la cara de esos nenitos que te contaban que no sabían leer, otros que te decía que era la primera comida que tenía en el día. Otro que andaba en patas y te decía que tenía frío. Y no sabés qué hacer porque todos somos humildes y no tenemos la plata para comprarles un par de zapatillas a cada nene”.

Destacó que una de las vecinas, Cintia, es inquilina pero “es de prestar su casa”. Tiene “su casita más o menos bien, su estufita, su cocina y cuando hace mucho frió van a comer ahí se quedan un rato ahí y ella les calienta el agua para el mate”.

Celeste subrayó como “una vergüenza” que Desarrollo Social cortó la ayuda a algunos vecinos para pagar el alquiler y que está ausente en la barriada.
Consultada sobre las edades de los que conforman el grupo, la entrevistada respondió que “Walter tiene aproximadamente 40 años, Federico treinta y pico, Lautaro tiene de 27 y yo, 16”.

Quien quiera colaborar, ya sea aportando alimentos, ropa, útiles escolares o esa olla más grande que necesitan o incluso sumarse al grupo para ayudar a cocinar o repartir la comida, puede comunicarse a los teléfonos (0249) 434-3787 (Walter) y (0249) 462-9687 (Celeste) o a través de Facebook en el siguiente link  www.facebook.com/Corazones-1584459218350824

 
  www.nuevaeranet.com.ar  
 
Nueva Era - Gral. Rodríguez 445 - Tandil - Bs. As. - Argentina
Tel. (0249) 442 1166 (líneas rotativas)