Días atrás, el referente del Movimiento Evita en Tandil, Nicolás Carrillo, visitó junto a funcionarios del Departamento Ejecutivo local a huerta orgánica que la organización puso en marcha en María Ignacia Vela, una de las cuatro que está desarrollando en distintos puntos de la ciudad y de la zona con el objetivo de generar trabajo y, a su vez, combatir la crisis alimentaria que atraviesan cientos de familias tandilenses.

La visita se concretó en el marco de las primeras conversaciones mantenidas hasta el momento entre los diferentes actores que integran el Consejo Económico y Social de Tandil, una propuesta que surgió a partir de un proyecto legislativo impulsado por el concejal del Justicialismo, Facundo Llano, y que fue aprobado por unanimidad por el Concejo Deliberante en octubre pasado.

En ese contexto, este viernes por la tarde, Nicolás Carrillo, junto a la secretaria de Desarrollo Social comunal, Alejandra Marcieri; y el director de Bromatología, Federico Sánchez Chopa, recorrió el invernadero que el Movimiento Evita puso en marcha en María Ignacia Vela, más precisamente en un terreno cedido por un vecino de esa localidad rural, ubicado en la calle Avellaneda 840.

Según explicó el referente de la organización que nuclea a los trabajadores de la economía popular, el objetivo de la recorrida fue que los funcionarios conocieran de primera mano el proyecto con miras a delinear un trabajo conjunto con la comuna, que hoy en día brinda asistencia social a través de la entrega de frutas y verduras adquiridos afuera de la ciudad.

Frente a ello, desde el Movimiento Evita proponen que el Municipio sume a los productores locales como proveedores, brindándoles así la posibilidad de acceder a un trabajo digno y, a su vez, dar respuesta a la necesidad alimentaria actual entregando a los sectores más vulnerables alimentos de excelente calidad y producidos en suelo tandilense.

En el marco de la propuesta, la intención además es trabajar junto a otras organizaciones que vienen realizando acciones en el mismo sentido, como Patria Grande y la asociación civil Mujeres sin Techo.

Los resultados de la visita
De la recorrida, que se realizó alrededor de las 16, participaron los vecinos que vienen trabajando allí desde hace más de seis meses. Estuvieron presentes también el director de Agroindustria comunal, Ignacio Diribarne; la referente de Mujeres sin Techo, Mirta Piqueras; y Moira Sampedro, del espacio Mujeres Empresarias.

En la oportunidad, Carrillo expresó su satisfacción por los avances logrados con las autoridades comunales, quienes se mostraron entusiasmadas ante la posibilidad de comenzar a trabajar en conjunto con la organización. “La visita estuvo muy buena porque el ámbito del Consejo Económico y Social tiene que dar respuestas concretas”, consideró.

Seguidamente, señaló que “el Municipio compra verduras y frutas para distribuir en la población vulnerable y, como contracara, la población vulnerable está atravesando una situación de desocupación crónica que tenemos que empezar a atender y resolver. En ese sentido, la producción de alimentos frescos es intensiva en mano de obra y produce alimentos frescos para la población que no puede comprarlos por falta de ingresos”.

De esta forma, el referente del Movimiento Evita marcó que “se empieza a poner en debate la necesidad de que Tandil produzca sus propios alimentos, que hoy en su mayoría vienen desde Mar del Plata. Los nuestros además son orgánicos y el Municipio recepcionó muy bien la propuesta, tanto el jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety, como hoy de la secretaria de Desarrollo Social”.

Finalmente, consideró importante que desde el Consejo Económico y Social se busque atender las necesidades puntuales de las comunidades de María Ignacia Vela y Gardey, donde mayormente las mujeres jóvenes están siendo afectadas por la falta de empleo.

La expectativa de los trabajadores
Por su parte, la encargada del invernadero, Belén Olbeira, contó que comenzaron con el proyecto hace aproximadamente un año porque en María Ignacia Vela “no hay fuentes de trabajo”. Relató que comenzaron con huertas, pero también se capacitaron en forestación.

“El Movimiento Evita nos proporcionó la mejor herramienta, que fue en un principio el conocimiento, porque parecía fácil, pero no lo es, y en ocho meses pudimos tener el invernadero, que nos ayuda mucho para poder hacer plantines y crecer”, destacó la vecina.

Según detalló, en la actualidad trabajan allí 12 familias, también en coordinación con el resto de las huertas orgánicas de Tandil y Gardey, y la idea es seguir creciendo, ahora con la nueva posibilidad de poder comenzar a trabajar en conjunto con el Municipio.

“La huerta lleva muchas horas, pero ponemos todas las ganas porque queremos crecer, tener trabajo y vivir dignamente”, afirmó Orbeira, quien resaltó la buena respuesta que obtuvieron hasta el momento de los vecinos de esa localidad.

Detalles de la iniciativa
La huerta orgánica es una forma natural y económica de producir alimentos sanos durante todo el año. Natural, porque imita los procesos de la naturaleza; económica, porque tiende a la autosuficiencia sustentándose en el tiempo; y sana, porque se trata de una producción libre de agrotóxicos.

Es por ello que, atendiendo a la creciente demanda laboral y alimentaria, el Movimiento Evita propone generar puestos de trabajo estable a desocupados y desocupadas estructurales; promover la participación comunitaria en la producción de alimentos saludables, como así también una dieta diversificada y equilibrada para la población que enfrenta problemas de acceso a una alimentación saludable. Asimismo, pretende fomentar la educación a través de la producción orgánica y, a su vez, la separación de los residuos para la elaboración de compost.

En esta primera etapa, el proyecto consta de cuatro huertas: en la calle Avellaneda 840 de la localidad vecina de María Ignacia Vela; en las calles 9 y 6, de Gardey; en Pierrone y Walcalde, en el barrio de Villa Laza; y Basílico y Cerrillada, en La Unión. 

Los puestos de trabajo generados hasta el momento ascienden a 20 y el estimativo de la producción diaria es de 2 kilos por metro cuadrado. Desde el Movimiento Evita, estiman que la producción entonces será de mil kilos mensuales y se podrán entregar, a través del Municipio, bolsas de 5 kilos de verdura a unas 180 familias tandilenses.

En este tramo inicial, los vecinos están produciendo lechuga, acelga, zapallito de tronco, rúcula, tomate y remolacha; y, en una segunda etapa, la idea es poder aumentar el volumen y la variedad de la producción.

De esta forma, este nuevo emprendimiento se suma al resto de las unidades productivas que la organización ha puesto en funcionamiento en la ciudad, atendiendo a la creciente demanda laboral de los sectores sociales más golpeados por la crisis económica.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoSábado
AVELLANEDA

Av. Avellaneda 998Tel: 0249 4429000

LA MUTUAL

Av. Colon 1359Tel: 0249 4428439

SUIZA

Rodriguez y Av.EspañaTel: 0249 4444625

LAS MÁS LEÍDAS

23FEBUna joven mujer sufrió un ACV mientras realizaba una intensa rutina de ejercicios

02MAROrígenes del Centro Polivalente de Arte (a 40 años de su creación)

12MAREl nuevo Colegio Secundario de Begoña tuvo su primer día de clases