En el año 2017 el Congreso Nacional sancionó la Ley 27.350, que regula el Uso Medicinal de la planta de cannabis. Pero lo que suponía un avance, dejó un gran vacío: seguir sosteniendo la penalización para el autocultivo, pieza clave para todos aquellos que buscan el beneficio medicinal de esta planta.

En julio de aquel año, NUEVA ERA entrevistó a Ana María Fazekas, referente de la agrupación Cannabis Medicinal Tandil, quien aseguraba que la ley «al dejar a los cultivadores afuera, fomenta el mercado negro porque la gente accede a comprar aceite en cualquier lado. Compra en internet o en alguien que dice tener una clínica cannábica».

Al respecto poco se ha avanzado desde ese momento a esta parte. La tenencia sigue siendo ilegal en la Argentina. Esta mañana, este Diario volvió a consultara Ana María quien afirmó que «la Ley no avanzó nada, ya que sigue dejando a los cultivadores como delincuentes. En su Art. 8 dice claramente que su cultivo está penalizado».

Cuando se le preguntó por los avances que sí trajo su promulgación, dijo que «muy pocos». «Lo que regula la Ley es el uso del Cannabis Charlotte’s para epilepsias refractarias. El Cannabis Charlotte’s sirve para el 20 por ciento de ellas y deja afuera el 80 por ciento de las otras epilepsias refractarias y 45 patologías en las cuál el cannabis ayuda como complemento. Siempre remarcamos que el cannabis no es alternativo de nada. Es complementario de la medicina tradicional», observó.

«Tenemos que seguir trabajando para que se revierta, la regulación sea más completa y el Estado se haga cargo de lo que se tiene que hacer cargo. Las agrupaciones queremos que el Estado esté. Debe estar presente. Y las personas deben poder ir a una farmacia a buscar su aceite. Pero también debe estar la posibilidad del autocultivo como ocurre en Chile y Uruguay. Por ejemplo, yo no quiero para mí un aceite industrializado», mencionó.

En lo que sí hubo muchísimos avances es en el orden local ya que cada vez más médicos se suman a acompañar a sus pacientes si es que éstos solicitan complementar sus tratamientos con el uso del cannabis medicinal para sus dolencias. Para logarlo, una de las herramientas que la Agrupación brinda a quienes acuden a ella es asesoramiento sobre la Ley 26.529, que es la que establece los derechos del paciente frente a los profesionales y las instituciones de salud. «Esto ha hecho un efecto muy bueno en nuestra comunidad y ya hay 120 médicos ‘acompañando’ a sus pacientes. Eso no quiere decir que trabajen en la Agrupación sino que acompañan a sus pacientes. Hemos instruido a las personas para que hablen con sus médicos. En eso hemos avanzado muchísimo y, además de estos 120 médicos, hay 59 médicos de la provincia de Buenos Aires –incluidos los más importantes oncólogos de Capital Federal- que mandan a la gente a conectarse e informarse con nuestra Agrupación», destacó.

Fazekas informó que otro de los avances fue haber formado una subcomisión de mujeres, tal cual pasa en el resto de las agrupaciones del movimiento cannábico en la Argentina, que se reúnen en un espacio cedido en la Casa de la Cultura. «Como sabemos, las mujeres potenciamos las cosas. Y nos reunimos para informar de forma más contundente y personalizada. Porque a veces nuestras reuniones son muy masivas y hay que trabajarlo desde otro lado, más personalizado», subrayó.

También marcó como otro de los logros, haber podido traer a la ciudad -en septiembre pasado- a Diego Cruz Oyarce, cirujano de la Universidad de Santiago de Chile e integrante de la Fundación Cannábica Daya, para que diese una capacitación en el Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas sobre tratamientos con terapia cannábica.

«Hay un aval institucional al trabajo de la Agrupación, porque trabajamos con mucha responsabilidad. Y siempre lo agradecemos, porque sin las instituciones ni el acompañamiento de la ciudadanía -por más que transmitiéramos un buen mensaje- sería estéril. Estamos muy orgullosos de nuestro trabajo, pero más de nuestros conciudadanos y de las instituciones de Tandil, que confían y nos tratan con tanto afecto y respeto», señaló la entrevistada.

Entre las instituciones que apoyan su trabajo están el Municipio, Facultades y Secretaría de Extensión de Rectorado de la UNICEN, la Asociación de Abogados de Tandil y el Colegio de Abogados del Distrito Azul.

Y justamente hablando de la UNICEN, Ana María se mostró muy ilusionada con un proyecto de investigación presentado por un doctor en la Facultad de Olavarría en el que se incluye a la Agrupación y que aún está en fase de definiciones y aprobación. «Se ha luchado muchísimo y ha sido un trabajo muy intenso para que se logre que la Agrupación esté adentro de un proyecto de investigación», se entusiasmó.

También informó que «la Facultad Nacional del Sur, en su Facultad de Medicina, tuvo este año, y por primera vez en una facultad de Argentina, la materia optativa ‘endocannabinología’. Y esto también va a ser una lucha para la Escuela de Salud de Olavarría y por qué no también para Veterinaria, ya que tenemos muchos veterinarios que piden cannabis para las dolencias de las macotas. Hay que capacitar a los profesionales que tan comprometidamente acompañan a sus pacientes tratando de incorporar otra herramienta para mejorar la calidad de vida».

Definió al trabajo de Cannabis Medicinal Tandil como uno ‘intersolidario’. «La solidaridad es cuando yo soy solidario con vos, pero esto ya no es así. Es de ida y vuelta. Nadie está haciéndole un favor a otro. Acá es trabajar entre todos para salir adelante y lograr que se legalice de una vez. Estamos ante una injusticia tremenda. Por ejemplo, en Jujuy se le ha dado tierras a laboratorios extranjeros para que cultiven una planta que está imposibilitada para los argentinos. Es tristísimo que un laboratorio use nuestras tierras para algo a lo que nosotros no tenemos acceso. Una gran contradicción», definió.

El universo de patologías en las que se puede obtener mejoras por el uso del aceite o la tintura madre de cannabis es muy amplio. Entre las más comunes están la epilepsia refractaria, autismo, retraso madurativo, fibromialgia, artritis, artrosis, artritis remautoidea, reuma, glaucoma, Parkinson, Alzheimer, depresión, ansiedad, como paliativo para quimioterapia, para padecimientos de tumores, etc. El espectro etáreo es igual de amplio y va desde niños hasta ancianos.

La primera reunión informativa del año que brindará la Agrupación Cannabis Medicinal Tandil se realizará el próximo 2 de febrero en el Teatro de la Confraternidad a las 10 de la mañana.

Fazekas recordó que hace unos días asistió a unas jornadas en la Facultad de Derecho de Mar del Plata y «un Juez federal dijo que ‘los derechos no hay que pedigüeñarlos sino ejercerlos’». Quizás por ello, pidió concluir la nota recordando el Art. 19 de la Constitución Nacional, que afirma que «las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe».

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoSábado
AVELLANEDA

Av. Avellaneda 998Tel: 0249 4429000

LA MUTUAL

Av. Colon 1359Tel: 0249 4428439

SUIZA

Rodriguez y Av.EspañaTel: 0249 4444625

LAS MÁS LEÍDAS

23FEBUna joven mujer sufrió un ACV mientras realizaba una intensa rutina de ejercicios

02MAROrígenes del Centro Polivalente de Arte (a 40 años de su creación)

12MAREl nuevo Colegio Secundario de Begoña tuvo su primer día de clases