Sea cual sea el resultado en las PASO y en las elecciones generales de octubre, Guadalupe Gárriz -a la que todos reconocen sólo por Guada- se sentará en una banca del HCD y será concejal por el Frente de Todos. El número dos que lleva en la lista de precandidatos al legislativo local ya la posiciona como una de las diez personas que renovarán el aire y las caras dentro del recinto. NUEVA ERA la entrevistó para conocer más de cerca y saber qué piensa respecto de diversas temáticas que seguramente resonarán desde el 10 de diciembre en el primer piso del Palacio Municipal.

La precandidata a concejal en segundo lugar por el Frente de Todos, es artista plástica, Profesora y Licenciada en Artes Plásticas y Licenciada en Psicología recibida en la UNLP.

Consultada por NUEVA ERA acerca de cómo le sienta ser virtualmente una «concelaja mandato a cumplir», Guada Gárriz dijo que se ve bien y «muy contenta». «Fue una alegría inmensa y también un desafío. Y sobre todo, esta cuestión de pasar a debatir en la banca, en un espacio político y democrático los ejes y los problemas que más nos interpelan. Eso para mí es una alegría enorme: poder llevar la discusión y sentarme en la banca a tratar adelante los temas que desde el Frente de Todos más nos urgen».

Antes del cierre de listas, el número 2 en el Frente de Todos no llevaba su nombre ya que se le había ofrecido ese espacio al Movimiento Evita para que lo ocupara con una mujer de su espacio, quizás -y esto ya forma parte de las especulaciones- a cambio de la decisión tomada en altas esferas de que no hubiese internas. Pero las negociaciones no arribaron a un nombre consensuado y el Evita decidió apoyar la unidad pero no aportar caras al listado.

Este Diario quiso saber la opinión de Gárriz acerca de esas negociaciones y la artista plástica sostuvo que «hay una parte del proceso que no la viví. Tuve el ofrecimiento, pensé en la oportunidad y sobre eso resolví. En el momento en que me anoticié que había sido polémico y debatido como todos los lugares de la lista en verdad. Porque es complejo lograr un armado que contemple a las distintas fuerzas, que no genere rispideces, que se consolide lo más armonioso posible».

La unidad del peronismo

De todos modos, consideró que luego de ese proceso se llegó a una verdadera unidad del peronismo local. «No es un producto azaroso, no es forzado ni algo que cae de arriba. No se logró para otros momentos electorales. Si miramos las elecciones de 2017, había una gran variedad en el arco de lo nacional y popular».

Como ejemplo de ello, recordó que «hubo un debate de concejales sobre el tema de niñez que se hizo en (el Centro Cultural) La Vía en 2017 en donde estaban representadas un montón de fuerzas políticas. Todas menos Cambiemos. Los distintos actores  que sostuvieron o presenciaron el debate, hoy forman parte del Frente de Todos».

En ese sentido, destacó que «trabajar con Juan (Arrizabalaga, referente de Patria Grande y tercero en la lista de precandidato a concejales por el Frente de Todos) es una experiencia grandísima. Venimos trabajando muy seriamente cómo vamos abordando los temas, cómo nos vamos encontrando en las discusiones, en las escuchas. Los pasos que vamos dando -que ya a esta altura fueron muchos porque fue un mes muy intenso- hacen que vengamos sintonizando muy bien. Lo mismo con Daiana Esnaola (cuarta precandidata e integrante del MPE (Movimiento popular Estudiantil). Son personas que quizás uno conocía pero ahora estamos trabajando juntos y es una experiencia nueva y vengo muy conforme con lo realizado».

Problemáticas urgentes

Hablando sobre cuáles son las temáticas que más le preocupan, Gárriz afirmó que hay una de ellas que es una «preocupación macro» y es «algo que fue dando en Tandil y tiene que ver con que se fue construyendo una ciudad y una sociedad desintegrada. Hay un gran proceso de desintegración de los tandilenses. Uno la ve desde la resignación, desde el dolor, desde la decepción: hay ciudadanos que son de primera y otros que son de segunda. Y hay sectores que no se interconectan y que transitan sus propios espacios».

Agregó que «la desintegración no es un tema menor. Es un tema grande que después atraviesa todos los otros temas y miradas. El proceso que se viene llevando Tandil y que hasta ahora se ha invisibilizado o no se ha visto como problema. Es algo para no darle la espalda. Desde el Frente de Todos consideramos eso como prioritario».

Indicó que esa problemática «se ve en el formato que tiene la ciudad, en cómo se subsanan las dificultades. No es lo mismo que se rompa una luminaria en la zona norte que en la sur, en cómo son oídos o atendidos los reclamos de los vecinos. Y sobre todo en los circuitos que se dan a nivel de la escolaridad, las trayectorias de los tandilenses. Yo fui a la escuela primaria Nº2 y la escuela aglutinaba un montón de compañeros de procedencias socioeconómicas diversas. Hoy en día está muy marcada la escuela pública respecto a la privada. La pública como una ‘escuela para pobres’ y eso lo digo con dolor, con pena, porque no creo que sea así -mis tres hijos van a escuela pública- y hay que trabajar para una calidad en la educación y para que el Consejo Escolar esté a la altura de las circunstancias. De contribuir a un proceso de mayor integración, porque desde cada uno de los organismos hay que trabajar fundamentalmente para eso».

La segunda cuestión que marcó como problemática a tratar es la de los trabajadores, que «la vienen sufriendo un montón y que se les ha dado la espalda como a nadie. En cómo sostener la situación de los comercios, en cómo ha impactado en ellos las tarifas, en la TUAE (Tasa únificada de Actividades Económicas). Seguimos no priorizando a los que trabajan y a los que dan trabajo y es, en definitiva el que sostiene Tandil».

La periferia no puede ser periferia

Siendo artista plástica, Profesora y Licenciada en Artes Plásticas, era ineludible la consulta acerca de la gestión cultural actual y de cómo repensarla a futuro. Gárriz propuso «la consolidación de una política en gestión cultural. Hay que tener una política cultural y ahora hay actividades puntuales culturales pero no con una mirada panorámica, estratégica e integral».

«La cultura no es un adorno ni es cumbia en los barrios y música clásica en los Jardines del Palacio. Creo que ahí tenemos una cuenta pendiente a revisar», puntualizó.

Dijo que hay que pensar en «circuitos culturales». «Se ve una mirada muy desde el centro. Hay un montón de actividades culturales -la Escuela de Idiomas, la de Danza, etc.- anclados en determinados lugares de la ciudad. No está distribuido a lo largo y a lo ancho de la ciudad, porque no está de fondo esta idea», de la integración.

Con la distribución actual, «se cristalizan aún más determinados estereotipos y cuando quiere trabajar por la diversidad cultural y ofrecer un amplio panorama, hay que pensarlo. Tenemos que generar corredores culturales. Habría que darle forma para ser coherentes con esta idea más grande para generar integración entre los distintos actores de la ciudad que tiene derecho a transitarla, a recorrerla. Y esto te hace mirar también con la misma lógica el servicio de transporte público. Que no todo pase por el centro, que te tengas que venir al centro para hacer la combinación de colectivos, etc. Que no todo pase por una cuestión tan centralista».

La argumentación de la precandidata hacía recordar la histórica lucha nacional entre unitarios y federales. Cuando se le propuso esa comparación, Gárriz la subrayó como «muy oportuna» ya que «seguimos con el debate del centro y la periferia. El problema de qué hacer con la periferia. Bueno, la periferia no puede ser periferia. El centro lo tengo que expandir, lo tengo que abrir, lo tengo que multiplicar».

«La vivencia del ciudadano de segunda, del postergado, es espantosa. Y hay una cuestión a lo que hay que dar lugar y es a la empatía social. Hay que entender que si al vecino le va bien, a mí también me va mejor. Incluso en los puntos más sensibles como el pensar problemáticas relacionadas a la seguridad», afirmó.

«Si vos das lugar a que el crecimiento de la ciudad se dé de manera desregulada, no coordinada, con faltantes de elementos cruciales para sostener un barrio, con espacios deportivos, con clubes, con actividades que nutran a los distintos barrios, dejas que se haga ‘lo que se pueda’, generás mucha disparidad y mucho resentimiento. Y del resentimiento hay que ocuparse. Y tiene que ver con incumplimiento de promesas. Y al respecto tenemos una experiencia cabal desde el 2015 a esta parte. Si hay algo que sucedió es encontrarnos de lleno con las promesas incumplidas. Mucha gente confió e hizo un voto a favor del macrismo pensando que no iba a perder nada de los que tenía y que iba a mejorar. Mucha gente lo hizo de buena fe y lo que vino después fue corroborar exactamente lo opuesto. Eso habla muy mal de la política y nos hace mal a todos», opinó.

Por último, remarcó que «eso impacta en Tandil porque Lunghi forma parte de la alianza Cambiemos. No es otra cosa. Y creo que el ciudadano a esta altura del partido lo tiene que poder visualizar».

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoDomingo
CICALA

Quintana 658Tel: 0249 4453202

SANCHEZ

Av. Actis 1738Tel: 0249 Tel. 4630636

TANDIL

9 de Julio 497Tel: 0249 444-2863

LAS MÁS LEÍDAS

10JUNAscienden a 51 los casos de coronavirus: 12 son chicos menores de 14 años

06JUNQué se puede hacer y qué no en cada fase de aislamiento

11JUNSe produjo un incendio en un edificio céntrico