• LOCALESVolver

    CLAUDIO ERSINGER

    La tensión vivida en el Comité radical el domingo de las elecciones “nos pone en un lugar de lo más primario y primitivo”

    Viernes, 23 de Agosto de 2019 | 13:19 hs
Claudio Ersinger, uno de los principales referentes del PRO en Tandil estuvo también involucrado en el armado del espacio nicolinista dentro de Juntos por el Cambio en la ciudad. NUEVA ERA lo entrevistó para hacer un análisis del resultado que arrojaron las PASO y de la carrera hacia las elecciones generales de octubre. Respecto al concepto de alternancia en el poder -una de las banderas de su espacio- afirmó que «si vemos mal que un político se instale veinte años en el conurbano o en una provincia del norte, entonces está mal en todos lados. Incluso en nuestro pueblo. Pero la gente votó mayoritariamente para que Lunghi sea intendente de vuelta».

NUEVA ERA dialogó durante esta mañana con Claudio Ersinger, uno de los armadores políticos del llamado ‘nicolinismo’. El entrevistado expuso que en su espacio «el resultado (de las PASO) se vivió con mucha satisfacción porque se cumplió con el objetivo. La meta era hacer la mejor elección posible. Cuando uno compite, obviamente aspira a ganar, pero también tiene que saber a quién se enfrenta y ser consciente de sus propias limitaciones. En este caso, Marcos era la primera vez que se lanzaba en forma individual y personal a competir nada más y nada menos que con quien es el intendente, que va en busca de su quinto mandato. Con lo cual, sabíamos que era difícil».

«Pero el objetivo en segundo lugar era obtener la minoría. Y se logró holgadamente, no ‘raspando’. Con lo cual, el resultado nos dejó más que satisfechos», afirmó.  

La holgura con la que se logró la minoría «no nos sorprendió para nada, porque veníamos recibiendo muy buena respuesta de parte de la gente», dijo.
Agregó que «todo lo que planteamos con los candidatos de la lista respecto a que son personas que vienen del sector privado, que tienen reconocimiento social, personas de laburo, evidentemente impactó muy bien y se fueron sumando otros condimentos por lo que la gente habrá tenido sus motivos para darle una oportunidad a una figura nueva pero que a su vez tiene una trayectoria muy reconocida a nivel local como es la de Marcos Nicolini».

La llegada de Nicolini con su gente al Comité Radical para felicitar a Miguel Lunghi, ganador en la contienda interna, fue un momento de mucha tensión y hasta de violencia. El actual intendente estaba dando un corto discurso y al avizorar la llegada del grupo de quien retuvo la minoría, lo bajaron del escenario y lo recluyeron en una oficina. El arribo de los nicolinistas fue recibido por los presentes con cánticos, algunos insultos y hasta alguna invitación a la violencia física. Finalmente, y tras una espera algo larga, Lunghi salió de la oficina y los dos contendientes se saludaron.

Consulado sobre ese episodio, Ersinger informó que él no estuvo presente en ese momento pero que «cuando volvieron (al bunker de calle España quienes habían ido a felicitar a Lunghi) nos comentaron la situación que habían vivido, la verdad es que fue desagradable. Lo que les tocó vivir dentro del Comité fue una situación inesperada».

La comparó a lo que vive una hinchada visitante durante un partido de fútbol ante una hinchada local más enardecida aunque, en este caso, aunque parezca una paradoja ambos eran locales.

«Se sintieron mal. Ellos habían ido a saludar al vencedor de la interna y sintieron una situación de amedrentamiento, de griterío, de una euforia exacerbada. Vos la podés festejar internamente, pero si sos visitado por quien participó de una contienda electoral -no es tu enemigo-, me parece que no necesitás hacerle una demostración de esas características», subrayó.

La lectura de ese hecho es que «no se sabe separar, como en tantas cosas en este país. Cuántas historias lamentables tenemos -en el ámbito futbolístico- de festejos que terminan en casos fatales. Se traslada un hecho que puede ser deportivo -o en este caso político- a algo que se vive con las entrañas. La interna es algo que está absolutamente habilitado, aceptado y previsto para lo cual se crearon las primarias. No debería haber tanta reacción. Y, sin embargo, acá se lo toma como una traición: la traición de Nicolini». «Sinceramente nos pone en un lugar de lo más primario y primitivo. Nos aleja del concepto de seres racionales. Estamos hablando de ‘la grieta’ y acá ocurre esto en un mismo espacio y por el hecho de participar de una interna y ofrecerle a la ciudadanía una alternativa y para ahora conformar una lista unificada», observó.

Una de las principales banderas dentro de la campaña nicolinista fue la de la alternancia en el poder. Y casualmente es un concepto que también enarbola el candidato por el Frente de Todos, Rogelio Iparraguirre. Por ello, este Diario le preguntó al referente del PRO cómo se haría para seguir sosteniendo ese concepto hacia octubre siendo parte de una lista encabezada por Lunghi, que lleva 16 años en el poder.

Ersinger manifestó que «nosotros nos prestamos a un juego -la democracia- que tiene reglas. Y la regla es que gana el que tiene más votos. En este caso, la ciudadanía de Tandil entendió que tiene que darle otro período de cuatro años al intendente Lunghi, desestimando estos puntos de vista que proponíamos y que hoy seguimos sosteniendo».

«Si vemos mal que un político se instale veinte años en el conurbano o en una provincia del norte, entonces está mal en todos lados. Incluso en nuestro pueblo. Pero la gente votó mayoritariamente para que Lunghi sea intendente de vuelta».

«Y Rogelio Iparraguirre, que es una personalidad política con una gran proyección y una buena preparación, será el próximo intendente cuando saque más votos. Si el 27 de octubre, el intendente Lunghi consigue captar un porcentaje mayor de los votos de Nicolini que Iparraguirre, será intendente de vuelta. Y nosotros lo que le tendremos que decir a la gente es que vamos a ajustarnos lo que establece este juego de la democracia: el que saca más votos es el que gana. Y si es el que venía desde hace 16 años, es lo que decide la gente. Y la gente con su voto es soberana», sentenció. 

Preocupados por la elección a nivel 
nacional y provincial

«Fue una sorpresa la gran diferencia que lograron las listas de Fernández-Fernández y Kicillof-Magario. Una diferencia muy superior a la que nosotros esperábamos, así que fue una sorpresa desagradable, a pesar de que en Tandil ganaron Mauricio Macri y María Eugenia Vidal», evaluó Ersinger.

No obstante, indicó que «es absolutamente posible de revertir. No es la primera vez que pasa de que haya una diferencia importante entre primarias y generales. Ya nos pasó en el 2015 en que Macri perdió en agosto, en octubre y finalmente ganó por poquito en el ballotage de noviembre».

El resultado «nos obliga a repensar muchas cosas, a planificar y tener una estrategia para tener que recuperar los votos de esas personas que le quiso dar un mensaje al gobierno. Ese mensaje fue ‘mirá que yo tengo el poder del voto y si no me gusta, te saco’».

De todos modos, analizó que «esas personas defraudadas e indignadas con el gobierno por las medidas que se fueron tomando y por la situación económico-financiera de este último año, hoy ya están repensando que lo que van a hacer el 27 de octubre es una decisión para cuatro u ocho años. Van a tener que estar muy seguros de qué Argentina van a proponer con su voto. Si una como la que propone el gobierno de Mauricio Macri para salir de esta coyuntura y empezar a tener un crecimiento sostenido o quieren volver a una situación de una realidad de corto plazo más llevadera pero sin una visión de mediano y mucho menos de largo plazo».

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoMartes
LAS MÁS LEÍDAS

21AGOJuan Etchegoyen, un artista que llega a la gente

26AGOCinco personas murieron calcinadas en un accidente en la ruta 3

17AGOEl ministro de economía Nicolás Dujovne presentó la renuncia