La muestra Diseño 1:1, es un homenaje a Juan Azcue (1940 -2015), uno de los grandes diseñadores de muebles a cuatro años de su partida.


Juan Azcue referente indiscutible del diseño que se inició en los años 80 en Buenos Aires, fue protagonista del movimiento más importante que tuvo el interiorismo en esa década y que hoy continúa vigente.

La carrera de Juan Azcue como diseñador tuvo dos grandes etapas: una primera que emula estilos clásicos con el virtuosismo que lo caracteriza toda la vida; y la siguiente, en la que Juan se atreve al desafío de dar verdadero cauce a su talento. Entonces las vidrieras de Azcue Diseños se convierten en instalaciones que integran con maestría el carácter, la inteligencia, la originalidad, el humor, el espíritu de síntesis y la saludable irreverencia que caracteriza a cada una de las piezas allí exhibidas, tanto como a su autor.

En esos muebles confluyen la observación solitaria del mundo natural, la experimentación con diferentes tipos de maderas con esa cualidad manual y alegre que tiene el juego infantil; también los bocetos del aprendiz de dibujante que oscila entre la intuición acerca de su propio genio y una autoexigencia tortuosa. 

Ese mobiliario también delata la fascinación por los movimientos de vanguardia que Juan Azcue recién llegado a la gran ciudad descubre y en los que se sumerge con avidez, porque eran el arte, la cultura y la bohemia que su pulsión estética le pedía a gritos. 

Finalmente, si uno aguza la mirada estudiando esas creaciones también entiende que las lecciones de las luces y las sombras de la galería y las formas primitivas del mundo rural resultaron tan determinantes en su impronta creativa como lo fueron los estudios formales posteriores.

Los autores del proyecto y curaduría, el Arquitecto Martín Zanotti y el diseñador Eduardo Aldacour, convocados por  DArA han organizado y producido junto a Gabriela Reston ( que posee el legado de la colección de Juan Azcue) y al Museo de Arte Decorativo la exposición proponiendo  seis grandes pasarelas que recorren el edificio para dar acción a un gran desfile de mobiliarios y objetos del diseñador . En las mismas contendrán y valorizarán la sumatoria de muebles que inician el recorrido de una variante de objetos, mesas, sillas, sillones, sofás, elementos de guardado y de luminarias.

El recorrido de la muestra  es libre y hace mención a una visión de la historia del diseñador venido del campo de Tandil  a la ciudad.

La esencia creativa de Juan Azcue está basada estructuralmente en los muebles rurales y en   piezas agrícolas con un enfoque de pensamiento con terminaciones netamente contemporáneas, por tal razón la muestra se divide en dos sectores : un sector llamado CAMPO, donde se verá plasmado a modo de ganado su colección de muebles y un sector denominado DESPACHO en el que se podrá apreciar el proceso de trabajo que hace valor y homenaje a los 40 años del diseñador en la gran ciudad.

No podría ser más oportuno que el teatro de esta gran puesta en escena sea el Museo Nacional de Arte Decorativo. Igualmente sagaz es la decisión curatorial de asordinar el contexto para que las formas extravagantemente simples, los pulidos perfectos y las uniones cercanas al misterio que comparte la colección Juan Azcue no se perdieran entre el espeso bosque de eclecticismo imperante en los salones del Palacio Errázuriz Alvear

Hacer de un espacio una experiencia única, vital y estética es algo que Juan Azcue supo lograr con pocos recursos pero de manera extraordinaria. Sus muebles, interiores, escenografías e intervenciones lo legitiman a lo largo  de 40 años como un creador notable; siempre marcando tendencia y el más alto nivel en el diseño argentino. Rogelio Polesello dijo una vez: “Cualquier diseñador, sea lo que sea que diseñe, sabe que cada mes y medio debe pasar por Azcue a ver la vidriera, porque es un ejemplo magistral de estética y clase”. Hay en Azcue Diseños una trayectoria que como en casi todo lo mejor de la cultura argentina es ecléctico, complejo y contradictorio. Su producción combina, desde un «aquí y ahora» entre rural y urbano, entre local y cosmopolita, una modernidad refinada y austera que nunca dejó de evolucionar y sorprender. Un gran respeto por la materia y por la rigurosidad en los procesos artesanales, una obsesión por las relaciones cromáticas y una intuición sublime en el diálogo entre los objetos y el espacio, hacen de Juan Azcue un diseñador con mayúsculas. Trabajador meticuloso, amante del detalle y creador de modos hápticos siempre admirables, llenos de intuición, sutileza y riesgo. En sus icónicas piezas y diseños atemporales es posible descubrir guiños cultos a destacados «form givers» de la modernidad como Charles Mackintosh, Henry Van de Velde,  Josef Hoffmann, Marcel Breuer o el transgresor Grupo Memphis, y al mismo tiempo lograr con un minúsculo gesto, transformar una piedra, una rama caída o unos tientos de cuero en algo sorprendente. En sus palabras: «Sacarle el jugo a lo simple» y «Hacer de lo ordinario, algo extraordinario» apunta el Arquitecto Martín Marcos Director MNAD.

Esta muestra que exhibe los 40 años de trayectoria de Juan Azcue y pretende reflejar su importancia en la historia del diseño argentino se puede visitar en el Museo Nacional de Arte Decorativo, dependiente del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación  -Avenida del Libertador 1902- de martes a domingo de 12:30 a 19: 00 hasta el 2 de Noviembre.


Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoDomingo
LAS MÁS LEÍDAS

24NOV“Trabajar en emergencia es un acto solidario todo el tiempo”

29NOVHay riesgo de que nuestra ciudad sea declarada en emergencia sanitaria por ONU SIDA

23NOVAleluya también llegará a China