Hoy, a 5 años del fallecimiento de René Lavand, Ariel Domínguez -más conocido en nuestra ciudad como el Mago Ariel- repasó con NUEVA ERA la relación que mantuvo con el gran ilusionista, de quien fue amigo en los últimos años de su vida.

René Lavand fue alabado por colegas de todo el mundo -David Copperfield se declaró su "fan" cuando estuvo en Argentina y el prestidigitador español Juan Tamariz Martel lo calificó como "poeta de las cartas"-, Lavand se destacó en el arte de la cartomagia, al que unía un notable talento narrativo en los relatos que acompañaban sus "nobles trucos", con un particular manejo de los silencios.
Nacido en la ciudad de Buenos Aires, a los siete años se mudó con su padre (zapatero) y su madre (maestra de escuela) a Coronel Suárez y desde los 14 vivió en Tandil, ciudad a la que consideraba su lugar en el mundo.

"Tandil es el vértice para mí, el lugar al que regresar, el sitio al que volver que debe tener todo hombre", relató en el filme documental "El gran simulador", que sobre él realizó Néstor Frenkel y que se estrenó en 2013.

Nacido como Héctor René Lavandera en septiembre de 1928, René Lavand comenzó a trabajar profesionalmente como prestidigitador en 1960, luego de ganar un concurso y con actuaciones en los teatros Nacional y Tabaris de avenida Corrientes.

En esos años fue invitado a los dos programas de máxima audiencia de la televisión estadounidense: "El show de Ed Sullivan" y "The Tonight Show" de Johnny Carsson, y trabajó luego en Nueva York y en Las Vegas, haciendo también cruceros y realizando presentaciones en México y Venezuela, entre otros países latinoamericanos.

En la televisión argentina fueron famosas sus apariciones en programas como "El show de Pinocho" de Juan Carlos Mareco o "Sábados circulares" de Pipo Mancera, además de tener luego sus propios ciclos como el "Mano a mano con René Lavand".

Una de las particularidades de Lavand fue que no poseía mano derecha, la que había perdido en un accidente en Coronel Suárez a los 9 años al ser atropellado por un automóvil.

"Tuve la suerte de no poder copiar a nadie, la suerte de tener una sola mano porque no hay técnicas ni libros para prestidigitadores de una sola mano de modo que estuve obligado a hacerme en forma autodidacta, lo que fue una bendición porque así pude forjar un estilo", declaró en relación con este infortunio del que hizo una de sus marcas y una fortaleza.

Definiéndose a sí mismo en la misma película de Frenkel, Lavand dijo ser "un hacedor de juegos de barajas, un experto en cartas".

Coleccionista de bastones (contó más de 60 de su propiedad), antiguo esgrimista y vecino ilustre de Tandil –el Municipio le hizo un homenaje en vida inaugurando una estatua suya-, Lavand llevó su arte por el mundo entero despertando admiración entre colegas y legos.

Además de sus shows y actuaciones, René Lavand recorrió el mundo dando clases y seminarios y publicó varios libros de técnicas de cartomagia para especialistas a los que debe sumarse su libro de anécdotas, "Barajando recuerdos".

Su número más admirado y trascendente fue su versión de "Agua y aceite", donde hizo famosa la frase "no se puede hacer más lento", jugando al límite entre la ilusión y la posibilidad de descubrir la trampa.

Para tener una semblanza cercana del gran ilusionista, NUEVA ERA se contactó con Ariel Domínguez, conocido con el Mago Ariel. Al inicio de la charla, se definió como “más compañero y amigo de él que discípulo. Porque en realidad no es que tomábamos clases sino que hablábamos del tema y compartíamos ideas. Con René, se aprendía estando con él. Era increíble, un tipo muy sabio que en ningún momento te iba a decir que te iba a enseñar sino que te enseñaba sin que te dieras cuenta”.

Agregó que enseñaba no sólo cuestiones referentes a su profesión sino “de la vida, del arte, de cómo presentarlo. Yo tuve la suerte de compartir sus últimos dos años y medio. Y era vernos todos los días, ir a tomar un café y hablar de magia”.

Tanto es así que terminaron escribiendo juntos un libro que se llamó “Vistazos” y tuvo una tirada reducida porque estaba dirigido específicamente a colegas.
“A la vejez, se me ha ocurrido escribir un libro más: el noveno. Específicamente sobre vistazos, que es una técnica que utilizo y que he creado en gran parte y que significa gran parte de todo el éxito que he tenido durante mi carrera”, dice Lavand aún desde un video de Youtube. Ariel grabó las rutinas de René y ayudaba a escribir los textos mientras que Nora, la mujer de René, los corregía.
“Ahí mostró un montó de su visión sobre la magia y es de donde yo rescaté los conocimientos que él tenía”, expuso Ariel.

En el momento en que lo conoció, el gran ilusionista estaba realizando su gira mundial por lo que no coincidían en tener el tiempo necesario para encontrarse, ya que Lavand estaba muy poco en Tandil. Ariel tenía unos 17 años.

Pero el tiempo pasó, “y en el 2011 o 2012, lo invitamos a un cumpleaños con un colega amigo. Aceptó la invitación a cenar y cuando terminamos, me dice que le escriba como para juntarnos. Al otro día lo hice y desde ahí hasta el último día estuvimos juntos para todos lados: congresos, viajes, a cenar, a escribir el libro, etc.”.

“René fue y va a ser el ilusionista más importante de los últimos tiempos y de las generaciones que vengan. Para mí, haber tenido a René al lado y a ese nivel -siendo yo de la misma profesión- fue un honor. Es haber estado con el mejor. No hay otra forma de decirlo. Fue el mejor del arte”, sentenció.

Añadió que “fue muy influyente en mi vida porque cuando yo era chico -7 y 8 años- él estaba en la televisión y mi familia me decía ‘mira, ese hombre es de Tandil’ y yo ya lo quería conocer. Y haber compartido después todo lo que compartí, resultó de una influencia enorme en el arte que practico. Y, cada vez que viajo, trato de representarlo lo mejor posible. Esa es la ‘mochila’ mía al ser de Tandil. A cualquier lugar que voy o cuando hablo con ilusionistas de cualquier país, lo primero que te dicen es ‘vos sos de Tandil, la ciudad de René Lavand’. Es más, el año pasado magos mundiales vinieron a la ciudad a saludar a Nora y a estar en la tierra de René. Magos de Estados Unidos, dos o tres españoles de nivel mundial, de Chile. Todos vinieron para conocer el lugar de René. Y siempre que se contactan conmigo hago como un ‘tour mágico’ y Nora, que es una genia, enseguida organiza una cena y estamos en el espacio de René. Y para el ilusionista que viene, lógicamente es como llevarse una parte de él”.

A principios de febrero de 2015, Ariel debía viajar a Buenos Aires por lo que el lunes 2 fue a visitar a René para organizar la grabación de un video que harían al lunes siguiente. Pero el destino hizo que finalmente Lavand falleciera el sábado 7.

“Me despierto, me suena el teléfono y me avisan que falleció René. No lo podía creer. Así que me metí en internet. Y sí, era cierto. Enseguida me comuniqué con Nora y, como él había pedido que no se hiciera nada, no se hizo velorio. Me cayó como un baldazo de agua fría porque hacía unos días habíamos estado hablando lo más bien”, recordó.

“Desapareció como por arte de magia”, resumió este cronista. Pero Ariel lo refutó, porque a Lavand no le gustaba la palabra ‘magia’. "Magia es la fascinación del artista con la que logra la comunicación con su público; de modo que si dicen que tengo magia en escena me halagan pero no me gusta que me digan mago, eso confunde", decía el gran ilusionista.

Ariel explicó que “cuando él empieza su profesión había muchísimos colegas que se hacían llamar magos. Y él quería destacarse de todo eso. Y, comercialmente, si hizo llamar ilusionista. Efectivamente es lo que era, porque el mago es el hechicero, el brujo. Y nosotros no hacemos nada de eso. Lo que pasa es que la gente conoce a los ilusionistas como magos. Pero la palabra correcta es ilusionismo. René lo definió muy bien”.  

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoJueves
CICALA

Quintana 658Tel: 0249 4453202

SANCHEZ

Av. Actis 1738Tel: 0249 Tel. 4630636

TANDIL

9 de Julio 497Tel: 0249 444-2863

LAS MÁS LEÍDAS

27ENESon siete las escuelas de Tandil incluídas en el Plan

29ENE¿Quién es Guillermina Zubigaray?

05FEBPropusieron al gobierno provincial que las fiestas locales del salame y el queso pasen a ser provinciales