por Juan De Pian

por Juan De Pian

1 de cada 50 familias

por Juan De Pian - Presidente Unión de Productores Cuenca Mar y Sierras

30 de octubre de 2020

Es difícil coincidir en muchos aspectos, pero creo que estaríamos de acuerdo en sostener que la gran característica humana, es la capacidad de adaptarnos y de transformar el entorno y cuando esto sucede, el beneficio además de propio, se torna colectivo indirectamente porque termina por involucrar a todo su alrededor logrando en términos económicos una economía circular.

Cuarenta y cinco años atrás el entorno de un tambo era el pasto, la vaca, un par de "Vascos" -en su mayoría como ordeñadores- , el Lechero -que hacia el reparto domiciliario- y/o la Cremería/fabrica donde recién en este lugar se trasformaba la leche en derivados como la manteca y el queso. Los tambos más grandes eran de unas 80 vacas, en invierno se ordeñaba una vez al día y en primavera dos, llegando así a producir unos 1000 litros (unos 12 por animal) en épocas de temperaturas agradables que era donde la tierra mejor se expresaba en producción de pasto de calidad por la misma naturalidad climática, por ende, las pariciones se programaban en otoño y primavera para que por esa misma adaptación la vaca pudiese junto al clima expresar su potencial natural y producir leche. En ese entorno productivo, convivían todos los actores diariamente, que a demanda del vecino y empujado por la necesidad del mundo entero nunca se bajaron de este proceso de transformación que fueron readaptando a lo largo del tiempo pensando en la mejora del mañana empujados -como antes dijimos- no solo por el beneficio propio, es que la leche fue, es y será, sinónimo de NUTRICION para el mundo entero.

En la actualidad la transformación productiva se encontró con inimaginados logros, a tal extremo que si bien podemos decir que el primer damnificado de esta cadena productiva de la mano de los avances de la ciencia y la tecnología (pasteurización) fue el LECHERO, hoy, casi 50 años después, esa misma corriente tecnológica tuvo que volver a transformarse para regresar con la entrega de leche en la puerta de casa, porque al igual que en esos años, así el vecino lo prefiere. -los lácteos son hoy la familia de productos de mayor participación en la entrega a Domicilio.

A lo largo de la ruta nacional 226 como el Gran Camino conductor desde Olavarría a Mar del Plata en conjunto a sus brazos adyacentes hacia el Norte y el sur, se compone territorialmente nuestra cuenca Lechera que cuenta con algo más de 1.2 MILLONES de habitantes de plana constante y que casi llega a multiplicarlo por 8 con las visitas turísticas a lo largo del año. Esta cuenca produce Hoy casi UN MILLON de litros diarios que representados en litros equivalentes de consumo PER CAPITA (180 litros) a nivel Nacional , no son suficientes Anualmente para abastecer el consumo demandado por los habitantes y las preferencias turísticas de los visitantes, esto implica que la cadena en su conjunto AUN DEBE continuar el periodo de transformación para tal fin.

Adaptarnos y transformar como hilo conductor de esta cadena lleva hoy a demandar a una persona dentro de la actividad cada 8 vacas en producción, es decir que si la Cuenca Lechera Mar y sierras cuenta con más de 45 mil vacas en producción, son necesarias casi unas 6 mil personas para que la producción láctea zonal no solo llegue a nuestra mesa, sino que, no se detenga. UN trabajador cada 50 familias tiene su sangre blanca, en su mente la receta de un queso, en sus manos los ingredientes para hacer un yogurt o en sus ojos el color de la cocción perfecta para el mejor dulce de leche. Un trabajador cada 50 familias es el que madruga, el que sabe de tractores, el que entiende de malezas o el que estudia los cultivos, un trabajador cada 50 familias es el que ordeña, el que se viste de boyero bajo la lluvia para ir por el rodeo de vacas o el veterinario que las cuida, un trabajador cada 50 familias es el que sabe de equipos de frio, el que estudia las maniobras eléctricas o diagrama las explotaciones del futuro, un trabajador cada 50 familias es el chofer del camión cisterna, el chofer del camión de reparto o el repositor de la góndola, una persona cada 50 familias forma parte de esta gran comunidad lechera.

Todos Juntos aun transitamos el camino de la transformación manteniendo la capacidad de adaptarnos dentro de nuestro entorno que es la comunidad en la que elegimos estar, de forma productiva y social, en un mundo que nos demanda cantidad tanto como calidad, en una sociedad que hoy necesita saber además de que producimos como lo hacemos y que tanto cuidadosos somos con el entorno. Esta cuenca tiene una gran particularidad social y productiva que es la cercanía entre los productores, el conocimiento de los profesionales, la predisposición de los trabajadores de oficios y de la industria local y el buen gusto de los consumidores producto de las más de 20 recetas con NOMBRES de PYMES LACTEAS que la componen.

Sepamos que entramos en los tiempos en que de forma colectiva debemos lograr la trasformación del entorno para que al igual que el LECHERO no sea la tecnología de la mano de la demanda la que devuelva una identidad avasallada por una corriente socio cultural y que la transición hacia adelante no sea CARETA - dicen que lo que haces no está bien- como tampoco una realidad con la CARETA PUESTA, porque representar el silencio es tan complejo y difícil como otorgarle palabras.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

DESDE HOY