ENTREVISTA CON IPARRAGUIRRE

ENTREVISTA CON IPARRAGUIRRE

A un año del triunfo electoral y a diez de la muerte de Kirchner

Rogelio Iparraguirre, presidente del bloque de concejales del Frente de Todos, recordó al difunto expresidente, a quien conoció de cerca debido a su labor en la Secretaría de la Presidencia durante su mandato. Valoró el legado de su figura y analizó la actualidad del gobierno nacional y la carta que la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, difundió por las redes sociales en apoyo a Alberto Fernández. Que la oposición reitere que Cristina 'maneja' al Presidente "no es más que un artilugio de los mismos sectores del poder concentrado", afirmó.

27 de octubre de 2020

Hoy, 27 de octubre, se cumple un año del triunfo del Frente de Todos en las elecciones presidenciales llevadas a cabo en 2019.

También, se cumple una década desde el fallecimiento de Néstor Kirchner, expresidente de Argentina entre 2003 y 2007 y marido de Cristina Fernández.

NUEVA ERA dialogó sobre estos dos acontecimientos con Rogelio Iparraguirre, presidente del bloque de concejales por el Frente de Todos y principal referente de la oposición en nuestra ciudad.


A UN AÑO DEL TRIUNFO ELECTORAL DE LA FÓRMULA FERNÁNDEZ-FERNÁNDEZ

El entrevistado dijo primeramente que en el país "nos atraviesan situaciones estructurales que trascienden las discusiones políticas, ideológicas y partidarias y tienen que ver con un país atravesado -una vez más- por una severa crisis económica producto de -otra vez más- un gobierno de corte neoliberal que volvió a apostar por el enriquecimiento de las minorías en detrimento de las grandes mayorías de argentinos. Con un endeudamiento atroz que volvió a comprometer seriamente las posibilidades de desarrollo y crecimiento del país y que dejó de apostar por el trabajo y por los que trabajan".

"El gobierno de Alberto y Cristina se inicia con serias dificultades en el plano económico y social. A eso, que no es una opinión sino un hecho sustentado en infinidad de dolorosos datos duros, se le suma que apenas a 60 días de haber asumido la gestión, el mundo se vio atrapado en un hecho extraordinario como es esta pandemia de características profundamente amenazantes para el bienestar y la vida de todos los seres humanos", agregó.

"Podemos decir que los argentinos estamos en una batalla estoica por salir adelante, por recuperar aquello de lo que sabemos que somos capaces, esa fuerza que depende esencialmente de los hombres y mujeres de a pie, con un gobierno que acompaña esos esfuerzos de millones de argentinos y argentinas haciendo también esfuerzos monumentales por cuidar la salud y la vida. Pero además, por cuidar la economía para que volvamos a ponernos de pie", dijo.

Iparraguirre lamentó que si bien "esto debiera trascender las diferencias políticas, a poco de andar y con estas dos enormes dificultades estructurales encima -recesión y pandemia-, no impidió que haya sectores privilegiados de nuestra sociedad que defiendan sus propios intereses por sobre los intereses del conjunto y no han hecho más que intentar jaquear de forma permanente cada iniciativa y esfuerzo del gobierno por salir adelante", analizó.

Expuso que desde el triunfo electoral, "estos sectores no han hecho más que minar y comprometer cada intento de los argentinos por salir adelante. Hablamos de los mismos sectores que después de un periodo de gobierno sufrieron una dura derrota en las urnas porque una importante mayoría entendió que ese no era el camino. Que el camino que nos ofrecían era un camino para pocos y que la mayoría quedaba viendo desde afuera".

Consideró luego que, "en definitiva, no toleran la democracia. Cuando la voluntad popular no los acompaña, lejos de apegarse a la República, la Constitución y las leyes -que es algo que pregonan de forma permanente- lo que hacen es apelar a cualquier tipo de estrategia de desgaste. Pero no es el desgaste de un gobierno sino de millones de argentinos que todos los días desde bien temprano a la mañana y están haciendo un esfuerzo enorme por cuidar a sus familias y la posibilidad de progreso para sus hijos".

"Creo que lo que tenemos que sacar de lección los argentinos de a pie es que aquellos que se erigen como la voz del conjunto son, en realidad, la voz de una minoría que sólo cuida sus propios intereses", opinó.


LA CARTA DE CRISTINA

En una carta publicada en sus redes sociales por el décimo aniversario de la muerte de Néstor Kirchner, Cristina Fernández defendió lafigura del presidente Alberto Fernández.

Hoy, el mismo Alberto dijo que leyó la carta y que le "gustó mucho" ya que la sintió "como un respaldo". "Ella ha sido muy generosa conmigo. La carta no me resultó novedosa, son las cosas que hablo con Cristina. Creo que definitivamente la carta es en apoyo al Gobierno. Dice que vivimos un contexto en parte heredado y en parte puesto por el contexto mundial", analizó en diálogo con la periodista María O'Donnell, en radio Metro.

"Puede haber cosas que no le gusten y, si abre un debate, bienvenido sea. No hay discurso único, este es el gobierno de una alianza", aseveró el Presidente.

Cuando se le expuso a Iparraguirre que, en general, cuando se sale públicamente a respaldar a un funcionario es porque su imagen se encuentra debilitada, el concejal objetó como "incorrecta" la apreciación ya que "estamos hablando de compañeros de ruta. Y cuando un compañero es atacado, el otro compañero o compañera, que está caminando la misma senda y proyecto, lo reafirma. Nos respaldamos entre compañeros. Es lo menos que se puede esperar de una vicepresidenta en relación a quien conduce la nave, que es el presidente".

"Se decía que Duhalde manejaba a Néstor, después que Néstor la manejaba a Cristina y ahora, que Cristina lo maneja a Alberto. Hay una sucesión de argumentos repetidos que esta altura deberían desnudarse y demostrarnos que no es más que un artilugio de los mismos sectores del poder concentrado", definió.


EL RECUERDO DE NÉSTOR KIRCHNER

Rogelio Iparraguirre vivió de cerca el gobierno del expresidente ya que en los primeros nueves meses de su gobierno se desempeñó como asesor en la Secretaría de Seguridad Interior, acompañado a José María Campagnoli. Luego de la renuncia de todo ese equipo -incluida su propia renuncia- fue convocado por Oscar Parrilli para que se incorporara a la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, lugar en donde trabajó hasta el último día de mandato de Néstor Kirchner. Lo acompañó en su recorrido por todas las provincias: "el país era un polvorín en todos lados y, si Néstor iba a ir a algún lugar, yo iba dos días antes a tomar contacto directo con ese conflicto y luego, muchas veces, producía encuentros entre el Presidente y estos actores".

A partir de esas "experiencias muy candentes", entabló una relación "muy linda y divertida". "Él siempre me cargaba porque yo era en ese momento el único que trabajaba en la Casa Rosada sin saco y corbata. Néstor se me burlaba y se reía de la pinta que tenía", recordó.

"También nos reíamos porque si, por ejemplo, íbamos a Santiago del Estero a una inauguración de viviendas, obviamente el personal de Ceremonial y Protocolo armaba una carpa con flores y con algún canapé. Y a veces no había otro lugar en donde recibir, por ejemplo, al Movimiento de Campesinos Sin Tierra. Y los de Ceremonial se volvían locos porque Néstor decía 'metémelos en la carpa y que se coman todo'. Cosas así... En lo poquito que me tocó conocerlo -ya que no participé ni mínimamente de la intimidad política- lo recuerdo como una persona con una calidez y un humor muy grande".


EL LEGADO DE KIRCHNER

"Para más de una generación significó la vuelta a la política como el principal instrumento transformador de la realidad y de las injusticias que persisten en la realidad argentina", sostuvo Iparraguirre.

"La política de derechos humanos fue insigne de su gobierno y es la recuperación de la memoria histórica, de la verdad, de la justicia y la recuperación de la identidad de los argentinos. Para que la política se convierta en un derecho esencial de las sociedades, tiene que ser un instrumento transformador y no uno al servicio de los poderes de las minorías", expuso y, según el edil, esa fue la marca indeleble que dejó el exmandatario.

Entre ayer y hoy, desde el frente de Todos se lleva adelante una iniciativa a través de la cual la gente puede ingresar a una web (www.graciasnestor.ar) y solicitar un afiche de Néstor Kirchner, "y nosotros, con la militancia, se lo acercamos hasta su casa. Ayer estuve varias horas por la tarde en el auto, junto con mi señora y mi hija, repartiendo afiches. Y me sorprendía que muchos de los que lo solicitaron, tenían 7 u 8 años en el momento en que él falleció. Ni hablemos de cuando asumió como presidente. Es la generación que vio en sus padres la recuperación del sentido del trabajo y del esfuerzo. De cuando romperte el lomo trabajando empieza a valer la pena porque redunda en el progreso para tu familia".

Que los que hoy tienen de 17 a 20 años sean quienes solicitan el afiche "te da una dimensión de lo que significó Néstor en la Argentina", culminó.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

DESDE HOY