DEFENSORÍA DEL PUEBLO

DEFENSORÍA DEL PUEBLO

La reforma votada en el HCD será tratada en la Asociación nacional de Defensores

Paula Lafourcade, titular de la Defensoría del Pueblo de Tandil, adelantó a NUEVA ERA que la limitación de facultades del organismo, votada en la última sesión del HCD, se debatirá en la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA).

26 de octubre de 2020

En la última sesión del Concejo Deliberante de nuestra ciudad, se votó por unanimidad la reforma de la ordenanza que creaba hace casi tres años la Defensoría del Pueblo de Tandil, limitando las facultades que hasta el momento poseía.

Las principales limitaciones que ahora tendrá el organismo incluyen que sólo podrá reclamar en nombre de la ciudadanía tandilense ante el Municipio o servicios concesionados por el mismo pero ya no ante organismos provinciales y nacionales. Tampoco podrá exigir, como hasta ahora ocurría, respuestas urgentes con plazos de 48 horas sino que deberán ser de entre 15 y 30 días.

Además, las denuncias que haga por "faltas graves" serán contra el "agente" municipal que presta servicios y ya no contra los funcionarios a cargo de las áreas municipales.

Por último, una reforma crucial se da en lo que respecta al presupuesto asignado. Hasta ahora recibía el 7 por ciento del presupuesto del Concejo Deliberante pero ahora el texto dice que la cifra a recibir será de "hasta" el 7 por ciento, por lo que quedará en manos del Deliberativo la decisión de cuánto se le asigna en realidad.

En diálogo con NUEVA ERA, Paula Laforcade, Defensora del Pueblo de Tandil, afirmó que están "analizando la reforma y, si tiene visos de inconstitucionalidad, si cercenan las facultades del Defensor del Pueblo en perjuicio de la ciudadanía, nosotros la vamos a llevar a la Justica, que en definitiva es quien va a resolver".

La abogada ya trasladó la inquietud hacia la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA). "Tenemos plenario -reunión de todas las Defensorías- el 9 de noviembre y lo que pasó con la ordenanza de Tandil con la modificación de la facultades del Defensor local, va a ser uno de los temas centrales que se tratará", indicó.

Puso de relieve que en sus casi dos años de funcionamiento, "la Defensoría ha logrado lo que tenía que hacer y es promover y proteger derechos y también controlar a la administración pública local, que es la otra gran tarea".

Lafourcade sostuvo que le gustaría que los concejales dijeran por qué se tomó esta decisión sin que se le consultara nada previamente. "Por qué se hizo así y no algo consultado. Yo esperaba que mínimamente, ante una reforma del propio organismo y con todas las prácticas que una puede aportar -no sólo nuestras sino hasta de miradas de otras defensorías del país-, hubiera sido la oportunidad para una reforma consensuada, integral. Para que nos escucharan a nosotros y a las asociaciones, que son una pata muy importante respecto de la promoción de los derechos humanos. Y no hacerlo como se hizo".

Las sesiones del HCD se llevan a cabo, semana por medio, los jueves por las mañanas. La Defensora relató que la llamaron recién el miércoles pasado a última hora para avisarme que se iba a tratar en el recinto. "Pero a esa altura ya no se podía hacer nada. Ya estaba en el Orden del Día del HCD para su votación", se lamentó y puntualizó que "cuando se llevó y se trató el proyecto en la Comisión de Asuntos Legales, nadie nos avisó".

El mismo jueves por la mañana, desde la Defensoría -y en conjunto con diferentes asociaciones- pidieron que se suspenda la votación de la reforma y que volviera a tratarse en la Comisión para poder "debatir con profundidad la reforma". "Quizás había cosas que había que modificar y otras que no. La intención era que entendiéramos por qué, cuál es el rol del Defensor del Pueblo ya que creo que, en el fondo, no se termina de comprender", analizó.

Con la reforma, "si yo les hago una recomendación, queda en la nada misma. Antes, si yo hacía una recomendación -aunque no era vinculante- me tenían que contestar. Por lo menos para ver qué opinaban sobre esas recomendaciones. Y, si no era contestada, se le eleva al superior. Este contralor de ida y vuelta ya no está".

"Nosotros teníamos llamados de atención y un libro de registros en donde quedan las faltas o la no colaboración con el Defensor del Pueblo. Hasta es mucho más práctico un llamado de atención que iniciarle un acción por incumplimiento los deberes de funcionario", observó.

"Al no haber sido consultados, todas esas cosas que hacen a la práctica de la Defensoría, no se ven reflejadas", subrayó respecto a la reforma.

Luego, destacó que "todos los frentes políticos votaron la reforma. No es que fue el oficialismo, cuyo voto podría ser hasta esperable porque es el que me tiene que contestar los informes, el que se estaba adaptando a esta nueva figura. Pero tampoco lo entiendo desde la oposición. Me parece lamentable que en un momento de tanta crisis económica, sanitaria y social se restringa a la figura del Defensor del Pueblo, cuando es un canal que es cada vez más utilizado por los vecinos y vecinas de Tandil".

Opinó que la reforma fue votada de forma unánime porque "hay un gran temor". "La del Defensor del Pueblo es un figura que tiene mucha resistencia porque a nadie le gusta ser controlado. Pero Tandil había mostrado un gran crecimiento democrático y participativo creando esta figura ya que, aunque depende económicamente del HCD, es un órgano extrapoder y tiene independencia y autonomía".

Consideró que la creación de la Defensoría, fue "un gran aporte a otro tipo de democracia, menos burocrática, de gestión rápida, más ágil. Pero ahora, lo que demuestran es un gran temor a la figura, una gran ignorancia de los alcances y de todo lo que puede aportar y ayudar el Defensor o los canales que generan los defensores del Pueblo a nivel local, provincial o nacional".

Uno de los argumentos para realizar la reforma era la superposición entre organismos como la OMIC (Oficina Municipal de Información al Consumidor) o la OMAI (Oficina Municipal de Atención al Inquilino), pero Lafourcade aseguró que tal superposición nunca existió. "Cada uno tiene un procedimiento y, pese a que otras defensorías en el país sí hacen temas de Consumidor, al estar creada la OMIC, la Oficina de Mediación o la del Inquilino, nosotros trabajamos muy articulados. Prácticamente, hacemos foco en los servicios esenciales. Cuando viene una consulta, por ejemplo, de un alquiler, lo mandamos a la OMAI. Se trabaja de forma articulada y hasta se le avisa al titular de la oficina que le mandamos un vecino o vecina con tal inquietud". Lo mismo ocurre con las defensorías oficiales (de Provincia y Nación).

Con la reforma votada, las acciones que ya están siendo llevadas adelante por Lafourcade seguirán su curso. "La ordenanza que teníamos tenía un reglamento de procedimiento muy claro sobre cuál era el accionar de la Defensoría y, en las causas que están pendientes, se va a seguir aplicando ese. Con la nueva, cuando haya problemas -por ejemplo, y como nos ha pasado, con temas de transporte público de larga distancia y los derechos de personas con discapacidad- les diremos 'el HCD nos ha recortado las facultades. Estos son los canales que tiene para reclamar. Buenos días'. Pero ¿quién sale perjudicado? El ciudadano. Ése es el problema. Y es lo que a mí más me preocupa. Porque en la práctica no son todos los temas judicializables ni son todos referidos al municipio sino que trasvasan a distintas áreas y niveles".

Cuando se le consultó si la reforma y la unanimidad a la hora de la votación tiene, según su parecer, ribetes de acuerdo político entre las distintas fuerzas para desmarcarse del control ejercido por la Defensoría, la abogada dijo que "esperaría que no. Creo que es más por desconocimiento. Se han cansado de decir que uno hace las cosas por cuestiones políticas cuando quizás soy la persona más alejada de la cuestión político partidaria de Tandil. No tengo color político de ningún tipo. Trato en cada decisión y en cada denuncia de ser lo más independiente y objetiva posible con el reclamo y los derechos involucrados".

Insistió en que le parecía que "a nadie le gusta mucho ser controlado. Y, hasta parece una pavada, pero no les gusta mucho dar los informes por escrito. No es una práctica común que al vecino o vecina le contesten por escrito lo que peticiona. Si es verbalmente y a favor, bárbaro. Pero cuando son cuestiones en donde no se hace lugar a su petición, tienen la costumbre de no dar nada por escrito. Ese ejercicio también molesta ya que al Defensor del Pueblo sí le deben contestar".

Por ello, relacionó la decisión aun tema de 'incomodidad' y esperó "que no tenga ninguna otra lectura política, porque yo trabajo todos días y la agenda me la va dando la misma gente con los reclamos. No la pongo yo, salvo con algunos temas. Incluso, a veces, hasta los temas hacia los que quisiera ir, se ve postergado por las necesidades que te va llegando de la población. Vas yendo a donde la ciudadanía te pide que estés".

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

FACULTAD DE HUMANAS

01/12/2020

FACULTAD DE HUMANAS

FACULTAD DE HUMANAS

Importante Informe sobre características epidemiológicas de casos en Tandil