Un hombre de 52 años fue condenado por el Juzgado en lo Correccional de Tandil por los delitos de grooming y abuso sexual simple en concurso real. Cuando le escribía a la víctima por redes sociales además residía en una vivienda lindera.

El Juzgado en lo Correccional de Tandil condenó a un año y diez meses de prisión de ejecución condicional a un hombre de 52 años, por resultar autor penalmente responsable de los delitos de captación por medios tecnológicos de menores de edad con fines sexuales y abuso sexual simple, en concurso real. La víctima de grooming, de 13 años, era su vecina.

La denuncia a partir de la cual se arribó al proceso judicial realizado días atrás en Tandil fue radicada en noviembre de 2016 en esta ciudad. En ese momento la víctima y el victimario vivían a pocos metros de distancia, en dos departamentos linderos. Incluso en ese lugar es donde el condenado no sólo contactó a la adolescente a través de las redes sociales, sino que llegó a besarla en la boca.

Además del testimonio de la propia víctima, que se escuchó a través de cámara Gesell, declararon la hermana y la madre de la adolescente, que en ese momento vivían con ella, y otros testigos presentados por las partes. Para conocer cómo se dieron las diversas situaciones fue clave contar con los mensajes que el acusado le enviaba a la víctima. La querella estuvo encabezada por el fiscal Lucas Moyano, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 22 de Azul.

El procesado fue condenado a un año y 10 meses de prisión de ejecución condicional. Al dictar esta pena se tomaron como atenuantes que no contaba con antecedentes penales y que, después de que fuera denunciado, no volvió a mantener contacto con la víctima, informó El Popular.
En la sentencia el juez Carlos Alberto Pocorena en principio determinó que en noviembre de 2016, en el transcurso de unos cinco días Torres contactó a la víctima desde la aplicación Facebook "con el fin de cometer algún delito contra la integridad sexual de la menor, enviándole mensajes de texto con clara connotación sexual tales". Además el magistrado agregó que el propósito de la comunicación "se encontraba animado por la finalidad de luego cometer un delito sexual (…) sin que sea necesario el comienzo de ejecución del mismo".

Precisamente este acto se habría consumado cuando llegó a besar a la adolescente sin su consentimiento. Esta situación se produjo cuando la víctima lo iba a saludar al encontrarlo afuera de la vivienda y este último "giró en forma sorpresiva su rostro, dándole un beso en la boca (…) en contra de la voluntad" de la adolescente. Este hecho ocurrió "aprovechándose de la relación de confianza que tenía con la familia", se agregó en el fallo.

En la argumentación Pocorena refiere a la par que el acusado se aprovechó de la escasa edad de la víctima, "su madurez y práctica, para lograr ganar su confianza y cariño a través de la seducción, con la única finalidad de satisfacer sus deseos sexuales". Además agrega que el imputado, "en forma implícita", reconocía conocer la edad de la víctima, al cuidar que la relación que mantenían no sea advertida por otras personas, al borrar los mensajes que le enviaba a la adolescente e incluso habría llegado a pedirle a la víctima que los borrara de su dispositivo.

Finalmente al dictar esta sentencia además el juez tandilense encuadró la conducta juzgada a una situación de violencia de género, "al ubicarse el imputado como hombre dominante y con poder frente a una víctima de sexo femenino a la cual cosifica".

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoDomingo
LAS MÁS LEÍDAS

24NOV“Trabajar en emergencia es un acto solidario todo el tiempo”

29NOVHay riesgo de que nuestra ciudad sea declarada en emergencia sanitaria por ONU SIDA

23NOVAleluya también llegará a China