Los proyectos para proteger el planeta son hoy. No deben estar en agenda ni de los Estados, ni de las empresas, de ni de las agrupaciones ambientalistas: deben, necesariamente, transformarse en  acciones.
Alexis Lemos es mendocino y desde la organización Reciclemos creó Ciga Brick, un proyecto que apunta a la recolección de colillas de cigarrillos para generar un biopolímero que, tras un proceso de producción, es la base para fabricar ladrillos ecológicos.
Lemos estudió ingeniería comercial y se especializó en el desarrollo de productos. Vivió en China, Uruguay y California pero regresó a su provincia, donde casi por casualidad, surgió la idea que dio germen a Ciga Brick.
"Empecé en 2018, venía bien concientizado con el tema de reciclaje, con ganas de poder emprender algo. Yo iba caminando por la calle y una chica tiró una colilla de cigarrillo que me llegó casi al ojo. Después miré el piso y vi la cantidad de colillas que había arrojadas por todos lados y dije ‘hasta acá llegó este tema, tengo que hacer algo’, fue como una llamada del planeta", contó en una charla con DIB.
Con la idea en la cabeza, durante seis meses, Lemos se puso a investigar, buscó a personas especializadas que lo ayudaron a redondear el proyecto y a montar el laboratorio.
"Partimos de microorganismos para poder degradar la colilla de cigarrillo y desintoxicarla, porque si bien hay otros emprendimientos en otros países que lavan las colillas eso les deja un residuo muy contaminante", señaló el emprendedor mendocino sobre la formación del biopolímero. "Se arman unas bolsas donde incorporamos las colillas junto con otros elementos naturales y en ese espacio, sumamos los microorganismos que van comiéndose todo ese contenido, se van enraizando ahí, y van liberando unas enzimas que lo mineralizan y dejan como una especie de telgopor, pero orgánico, y queda un material sin olor y descontaminado en solo 20 días", describió Lemos. 
Los ladrillos que se fabrican a partir de este biopolímero tienen una forma similar a la los Rasty, es decir cuentan con un sistema de encastre, con dos huecos, lo que hace que el proceso de construcción también sea distinto al tradicional.
"En principio hicimos una partida inicial y viendo que funcionaba se llevó al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para la certificación, que como resultado dio que es 30% más aislante que el ladrillo tradicional, ya que contiene arena y el biopolímero, que son los dos elementos aislantes fuertes, y el sistema de conducción es distinto, lo que permite un ahorro de un 50% en acero y hasta un 60% en cemento", expresó Lemos, y añadió: "Al final la obra sale un 30% más pero te ahorras un 40%, ya que la hacés en la mitad de tiempo, estás usando un producto ecológico y estás terminando con el problema de las colillas".

CONTRATO Y CAPTACIÓN DE COLILLAS
El primer contrato de Reciclemos para Ciga brick acaba de ser firmado con la municipalidad de Mendoza, para realizar viviendas sociales. Para logarlo, el 25 de enero se realizó una mega recolección de colillas en varios puntos del país, en la que se juntaron nada menos que medio millón.
Lemos explicó que la captación de las colillas tiene varias vías. "Una es a través de la compra e instalación de colilleros para poner al servicio de la localidad que lo desee; la segunda es a través de los ‘embajadores’, organizaciones ambientalistas o personas que se sumaron al proyecto con este fin; la tercera es por medio de las empresas tabacaleras que generan como residuo toneladas de este tipo de celulosa que compone los filtros", precisó.
Quienes quieran contactarse con Lemos o con Reciclemos puede hacerlo a través de la web cigabrick.com o por las cuentas de Instagram @proyectoreciclemos y @cigabrick. En la página puede verse además el mapa interactivo en el que están los contactos de los embajadores que ya están trabajando en el proyecto.

EMBAJADORES BONAERENSES
En la provincia de Buenos Aires hay embajadores varias localidades: Ecocity Arg, en Punta Alta; Yo Limpio Bahía, en Bahía Blanca; Victoria Cream Arco Iris, en Huanguelén; Necología, en Necochea; Sentir Verde, en Saladillo; Cuztom Producciones, en Chivilcoy; Conciencia Ecológica, en San Pedro; Fernanda Lettier, en Pilar; Sea Shepherd Argentina y Ecofiltro, en Esteban Echeverría; Cervecería Wild Hops, y Graciela Balmaceda, en La Plata; Surfrider Foundation Argentina, en el Partido De La Costa; Costa Acuática, en Santa Teresita; Agrupación La Banda Ancha, en Aguas Verdes, San Bernardo, Mar de Ajó y Nueva Atlantis; Micaela Mateo y Ángeles Verdes, en mar del Plata.

Jóvenes por el Clima colocó colilleros en el centro

Desde hace unos días, en el centro pueden verse, en los postes de luz, unos recipientes con arena que tienen una chapita en frente para que los peatones fumadores puedan apagar sus cigarrillos y tirar las colillas en estos bidones con arena. 
Esta acción fue realizada por Jóvenes por el Clima, la agrupación que  se defina como “un movimiento social y político encabezado por la juventud del país indignado por la inacción de los gobiernos ante las consecuencias del cambio climático, con el fin de hacer llegar nuestro reclamo a la agenda pública de la clase política”.
En nuestra ciudad viene desarrollando distintas tareas de concientización sobre el cuidado del medioambiente, como jornadas de limpieza en el dique o ferias donde pone el acento en el reciclado y reutilización de textiles, ya que esa industria es una de las más contaminantes.
En el caso de los tarros para juntar colillas los motivó el hecho de que a través de sus diferentes jornadas de limpieza descubrieron que están en todos lados. 
Una vez juntadas se les buscará un destino para que puedan ser tratadas y reutilizadas. Una de las opciones es una empresa de Mendoza que realiza ladrillos con colillas.

Impacto de las colillas de cigarrillos en el ambiente

Los filtros de las colillas son un residuo muy contaminante, están formados por acetato de celulosa, un material derivado del petróleo que no es biodegradable y puede llegar a tardar hasta diez años en descomponerse.
Son el objeto más arrojado en todo el mundo. Son desechadas en cualquier parte, desde aceras hasta playas o estaciones de sky, lo cual además de ensuciar nuestro entorno, afecta el medio ambiente, no debemos olvidar que el filtro sirve para acumular ciertas sustancias nocivas del tabaco, como la nicotina o el alquitrán, que con el paso del tiempo se transferirán al suelo o al agua, contaminando y afectando el entorno. Hay estudios que indican que una sola colilla puede llegar a contaminar ocho litros de agua.
Por ejemplo, la Universidad de Longwood en Estados Unidos realizó un estudio donde analizaron los efectos de las aguas con colillas sobre la pulga de agua, crustáceo base de la cadena alimenticia en ecosistemas de agua dulce, encontrando que para concentraciones de menos de 0,125 colillas por litro las pulgas mueren en menos de 48 horas, además se concluyó que una colilla provoca la contaminación de 8 litros de agua.
Las colillas de cigarrillo por ejemplo, contienen elementos tóxicos que afectan la fauna, en Australia se ha calculado que el 50 % de los cigarrillos consumidos se fuman en el exterior, y cerca de un 59 % es arrojado al suelo, cuando su disposición correcta es en la basura o el cenicero, es decir que cerca de 4.000 millones de colillas terminan en el Medio Ambiente cada año.
Thomas Novtny, un profesor de salud pública de la Universidad Estatal de San Diego, sostiene que las colillas deberían ser eliminadas pues no se ha demostrado que tengan beneficios para la salud humana. «Solo son una herramienta de marketing que facilita que la gente fume», sentencia.  Según el académico, las colillas no son más que un agente altamente contaminante.

LAS COLILLAS CONTAMINAN MÁS QUE LOS SORBETES
En todas las playas del mundo se han recolectado en el transcurso de 32 años 60 millones de colillas de cigarrillos. Así lo afirma el medio estadounidense NBC que realizó un estudio que sostiene que estos elementos contaminan los océanos más que los sorbetes plásticos.

OTROS IMPACTOS NO MENOS IMPORTANTES
Como es sabido, las colillas son también una de las causas de los incendios forestales Las colillas pueden ser ingeridas accidentalmente por niños pequeños. Y además han sido encontradas en los estómagos de diferentes especies, aves, tortugas y otras especies marinas. Recientemente, en Barcelona, una familia denunció la existencia de una colilla en un calamar fresco que habían adquirido en el mercado, y que se disponían a cocinar para la cena.
La basura que provocan las colillas en nuestras calles, supone grandes costos de limpieza, además de un impacto visual. Según estimaciones, las colillas representan el 26% de la basura que se recogen en las playas.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoLunes
LAS MÁS LEÍDAS

21MARA las 11 y las 20 sonará la sirena de Nueva Era

22MARRige nuevo horario de atención al público en supermercados, hipermercados y autoservicios

12MAREl Instituto Superior de Profesorado San José cierra su carrera de Lengua y Literatura