La enfermedad era una de las principales preocupaciones en materia sanitaria antes de la pandemia, pero se logró cerrar el brote.

Aún no se hablaba de coronavirus cuando el brote de sarampión constituía una de las principales preocupaciones en el comienzo de la nueva gestión sanitaria gestión sanitaria. La Argentina, que no había registrado casos autóctonos desde 2000, había vuelto a hablar de la enfermedad ante la aparición de contagios entre fines de agosto y principios de septiembre como consecuencia de la caída en las tasas de vacunación.

Si bien el coronavirus copó desde marzo la agenda sanitaria del país, se continuó trabajando en la erradicación del brote. Se fortalecieron campañas de vacunación, se montó una vigilancia estricta sobre el virus y se bajó la edad de la primera dosis de la inmunización para menores de un año, entre los 6 y los 11 meses.

La Directora de Epidemiología del Ministerio de Salud bonaerense, Teresa Varela, explicó a Vida y Salud Hoy que desde un principio de la gestión “se ampliaron las estrategias para controlar la enfermedad” y una de las medidas estuvo centrada en la disminución de la edad de vacunación en áreas de brote en menores de un año, al tiempo que se inició una intensa campaña de vacunación, que incluyó también a adultos con las dosis incompletas.

Esas estrategias se llevaron a cabo desde el inicio de la gestión: “En diciembre, enero y febrero, y se sostuvieron también con mucha dificultad durante la pandemia”, indicó la funcionaria. “Pero a pesar de esas dificultades se logró la interrupción de la transmisión, y eso se puede constatar porque el último caso se dio el 20 de marzo”.

“Luego, se dejó pasar un tiempo prudencial de doce semanas para verificar que no haya ningún caso relacionado a ese último y, una vez generada esa evidencia, se presentó toda la documentación a organismos nacionales e internacionales para que certifiquen el fin del brote”, explicó. “Se buscó intensamente y los sistemas de vigilancia no encontraron más casos”, amplió.

No obstante, Varela señaló que aún quedan desafíos pendientes: “Todavía nos queda mejorar las coberturas de vacunación que se vieron profundamente afectadas en este contexto”, indicó. Y sostuvo que no hay que perder de vista el posible riesgo de “reintroducción del virus porque los países vecinos, en particular Brasil, tienen una circulación de sarampión muy intensa”.

Ahora, las medidas extraordinarias dejarán de aplicarse gracias a la finalización del brote, pero desde el Ministerio advierten que es importante continuar con las vacunaciones para completar el esquema preestablecido por el Calendario Nacional de Vacunación, que incluye dos dosis de la Triple Viral: una a los doce meses y otra a los cinco años de edad.

“Es muy importante haber interrumpido el brote porque nos permite mantener la certificación de país libre de circulación de sarampión”, finalizó Varela.

Cabe señalar que la Argentina había eliminado el virus de sarampión “gracias a una vacunación sostenida y no presentaba casos autóctonos desde el año 2000”, lo que se interrumpió en agosto del año pasado. (DIB) MCH

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoMiércoles
BERLARI

Figueroa 719Tel: 0249 4451873

DE LA CIUDAD.

Av. Buzon 542Tel: 0249 Tel. 443-2498

ROMA-

Sarmiento 797Tel: 0249 Tel. 442-7246

LAS MÁS LEÍDAS

17JULEmpresa tandilense tomó medidas preventivas ante un alerta de posible COVID-19

25JULSe confirmó un nuevo caso positivo en Tandil

30JULSe informó un nuevo caso positivo de COVID-19