El tenor será la atracción principal del tradicional espectáculo de Año Nuevo que, por primera vez, se levará a cabo durante la tarde del martes 1º de Enero, en las inmediaciones del Lago del Fuerte.

Darío Volonté es uno de los cantantes líricos argentinos más reconocidos en todo el mundo. Su paso por la Guerra de Malvinas le enseñó a apreciar la importancia de cada momento "ya sea una gala en el Teatro Colón o tomar un mate", afirma. Cuando estalló la guerra en el Atlántico sur, tenía apenas 18 años. Recién egresado de la Escuela de Mecánica de la Armada, fue destinado a la sala de máquinas del ARA General Belgrano. El hundimiento de esta nave, el 2 de mayo de 1982, fue uno de los episodios más sangrientos de la contienda. De los 1.029 tripulantes, fallecieron 323, prácticamente la mitad de las 649 bajas argentinas en toda la guerra. Volonté se encuentra entre los que pudieron vivir para contarlo. "Es una cosa que me tocó pasar en la vida. Tuve la suerte, de poder dejarlo atrás y seguir caminando para adelante. Sé de dónde vengo, pero no me olvido hacia dónde quiero ir. Aprendí que de este momento van a surgir otros mejores siempre y cuando esté centrado", dice.

Para sortear el trauma de la guerra, Volonté no sólo se ha refugiado en su prolífica carrera como cantante lírico en los escenarios más importantes de Buenos Aires, Milán, Nápoles o París, sino también en la espiritualidad, "tratando de encontrar respuestas y lógica a cosas que no la tienen". "Por fortuna", dice, el paso por Malvinas no lo ha afectado tanto como a otros excombatientes. "En estos momentos son más los que se suicidaron que los que murieron la guerra. A nivel mundial y como experiencia humana es un estrés enorme pasar por una situación bélica", apunta. A la distancia, el hundimiento del ARA General Belgrano no es una situación que lo disturbe, asegura, porque los años que han pasado le han permitido recordar el hecho "con otra forma de equilibrio y otra madurez. A medida que pasa el tiempo, lo que uno está viviendo es de regalo. La perspectiva es otra, es una experiencia fuerte el tema de pasar una guerra y sobrevivir", afirma.

Al terminar el conflicto y volver a tierra firme, Volonté se retiró de la Marina y se dedicó a una infinidad de oficios, como había realizado desde los nueve años, cuando empezó a trabajar. A la par, estudiaba canto en los momentos en los que podía. Ya había tenido anteriormente su contacto con el mundo de la música, cuando cantaba en la Iglesia Nueva Apostólica frente a los feligreses. Su técnica era "muy natural", pero gracias al maestro José Crea —reconocido barítono del Teatro Colón— aprendió "las primeras bases para cantar con el menor esfuerzo posible, conocer la proyección de la voz, bien apoyado".

Corrían los años 90 y Volonté hacía fletes y transportes de todo tipo con una camioneta. Durante tres años combinó este trabajo con la de cantante lírico. Solo vendió su vehículo a ocho meses de triunfar en escenarios europeos, cuando comenzó a ganar suficiente dinero para vivir. El talento se sumó al azar. Uno de sus clientes de aquel momento era un referente de la colectividad valenciana de Buenos Aires, a quien le transportaba las paellas enormes que preparaba para las romerías de la ciudad. De modo jocoso lo llamaba "Pavarotti" y lo invitaba a cantar zarzuelas en aquellos eventos. En estas instancias informales empezó a "tener conciencia" del efecto que provocaba en el público.

Este valenciano, también constructor, le comentó casi por casualidad que entre sus clientes estaba un apasionado de la ópera, abonado al Teatro Colón. Un día fueron a recoger unos escombros a su casa. El entendido le hizo cantar un aria de zarzuela y se dio cuenta de tener enfrente a un diamante en bruto. "Empecé con un concierto en el Teatro San Martín de Buenos Aires. Luego un director de orquesta escuchó hablar de mí, me llevaron a una grabación, esa grabación llevó a otra… luego empezaron a pasarse ese material entre gente que armaba espectáculo. Así, una mano lava la otra y las dos lavan la cara, así fue la cosa que se fue sumando", resume Volonté.

A este hito, siguieron las audiciones y los contratos en Europa, a más de diez años de terminada la guerra. Malvinas, el mundo de la guerra contrapuesto a la belleza del canto lírico, en la memoria, también fueron útiles para entender algunas piezas líricas, "que muestran la historia, la violencia, el autoritarismo del hombre contra el hombre". "Todo eso en el fondo es parte de la vida y uno tiene que aprender a trascenderlo. Esa es la parte espiritual que me ha permitido atravesar, a poder tratar de sobrevolar. El mundo del arte, la enseñanza, la maestría de aprender a cantar. En nuestro oficio, cantar bien es un oficio de maestría, no en el sentido soberbio de la palabra sino en el sentido de aprender un oficio", sostiene.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoMiércoles
DEL PUEBLO

San Martin 668Tel: 0249 442-3260 | 444-5710

PEREZ

Av. Brasil 585Tel: 0249 Tel. 442-5415

STRADA

Lavalle 670Tel: 0249 4440456

LAS MÁS LEÍDAS

02ENESe durmió y cayó con el tractor y la sembradora en el río Quequén

17ENETandilenses en la final de Cosquín

16ENE“Todos los terrenos tienen que estar cercados y con los pastos cortados”